¿Por qué nunca te han encuestado?

¿Por qué nunca te han encuestado?

En lo que va de año, se han publicado más de 60 encuestas de todo tipo. Hay encuestas respetables, que tienen trayectoria de credibilidad como las de Greenberg, Gallup y Penn & Schoen Berland (ahora la Mark Penn), y una nube de encuesticas de patio, realizadas por las decenas de firmas de ocasión que surgen cada vez que se necesita hacer un bulto mediático.

Sin embargo, apuesto que la inmensa mayoría de mis lectores nunca ha sido encuestado. Más de una vez he leído personas restándole validez a las encuestas porque “a mí nunca nadie me ha encuestado en toda mi vida”. Si alguna vez te has hecho esa pregunta, quisiera explicarte algunas de las razones, basado en mi experiencia como director de trabajos de campo en Trinergia, una empresa de investigación de mercados comercial que fundé junto a mi socio Oliver Cruz.

¿Por qué nunca te han encuestado?

1ra razón: Por el muestreo

Una encuesta no es un censo. No recaba la opinión del 100% de la población interesada en un tema. Las encuestas se basan en la opinión de un pequeñísimo grupo de personas, seleccionadas al azar, y que se denomina muestra. Es como cuando cocinas una sopa, para saber si ya está a punto te basta probar un sorbo.

El padrón electoral para las elecciones de mayo abarca un total de 6,765,136 ciudadanos en capacidad de votar. Las firmas encuestadoras definen el tamaño muestral usando diversos métodos. Para simplificar, puedes usar esta calculadora con los valores usuales de margen de error +-3% y nivel de confianza de 95%, así como el nivel de porcentaje normal de heterogeneidad de 50%.

Cálculo muestral usual

Cálculo muestral usual

Nota: La mayoría de las encuestas a nivel nacional suelen basarse en muestras que rondan esta cifra de 1,067 casos.

Entonces, de un total de 6,765,136 personas hábiles para votar, solo 1,067 participarán en una encuesta. Es decir, por cada persona encuestada, habrá 6,340 que no serán encuestadas.

Para hacernos una idea, imagina un juego de serie final en el Estadio Cibao, el que más fanáticos acoge en nuestro país. Digamos que hay 19 mil presentes en ese juego en el que las Águilas conquistan la corona 21 frente al Lice… wepa, perdón, em fui en una. Ok, hay 19 mil fanáticos ahí dentro. De ese total, solo TRES personas participarían en la encuesta, y todos los demás serían ignorados. ¿Empiezas a ver que no es tan simple?

Solo tres de cada 6,340 personas es encuestada

Solo tres de cada 6,340 personas es encuestada

2da razón: Por la segmentación socioeconómica

Una encuesta a nivel nacional representa a una población muy diversa. Por esa razón, es necesario que la firma encuestadora garantice que las personas encuestadas sean representativas de la composición socioeconómica de toda la población. Si de 1,067 casos, hay 1,000 que son “riquitos”, no vas a darle crédito porque será una muestra no representativa de la realidad nacional. Por eso, hay que buscar que los 1,067 casos “se parezcan” lo más posible a la población. Entonces, como más del 40% de la población dominicana vive por debajo de la línea de pobreza, podríamos asumir que el 40% de la muestra debería pertenecer a ese segmento socioeconómico. Yo sería más benévolo y estimaría que cerca del 60% de la población vive en estado de pobreza, muy por debajo de nuestros niveles de vida.

ASISA, una de las firmas que participa en el jolgorio encuestológico actual, confirma mi parecer.

Descripción muestral de una encuesta reciente de ASISA

Descripción muestral de una encuesta reciente de ASISA

Dudo que haya alguien de los lectores de esta limonada y que sea parte de esa triste estadística. Estamos en olla ciertamente, pero hay mucha gente mucho peor que nosotros. Y su opinión forma parte de la muestra también.

3ra razón: Por la logística

Una encuesta bien hecha debe aspirar a ser muy azarosa. Ok, eso lo dije de relajo, pero la palabra “azar” es uno de los fundamentos de una buena investigación. La premisa básica es que todos y cada uno de los 6,765,136 ciudadanos capaces de votar debe tener la misma probabilidad de ser seleccionado para responder una encuesta. Por ello, elegir casos al azar es crucial. Hay decenas de metodologías de selección de encuestados pero a la vez, hay limitaciones que cuestan mucho solucionar.

Por ejemplo, ninguna encuestadora debe elegir individuos que estén laborando fuera de su casa, o que estén en un lugar público que no esté en su sector de residencia. ¿La razón? Si encuestas personas fuera de su entorno familiar/habitual, estás introduciendo un sesgo geográfico y socioeconómico. Pero eso presenta un problema, ya que entonces gran parte de la población no va a estar disponible para ser encuestados, usualmente entre lunes y sábado de 8am a 6pm. Y para la mayoría de las firmas encuestadoras, trabajar después de las 6 de la tarde involucra más riesgos y costos.

Además, a medida que sube el nivel socioeconómico, suben también las dificultades de las firmas encuestadoras para acceder a la “población encuestable”. Las casas tienen verjas, la gente vive trancada, los residenciales cerrados no permiten el paso de encuestadores y en general, pocas personas están dispuestas a hablar con desconocidos, mucho menos de cosas tan desagradables como la maldita campaña política que nos tiene a todos jartos (menos a los que tienen algo que perder en ella).

En fin…

Si tienes tantas ganas de ser encuestado antes de las elecciones, aumentarás tus probabilidades si te mudas a un barrio marginado y te pasas el día sentado en la puerta de tu casa a esperar la llegada de los muchachos de Gallup o Greenberg. Y cuando te pregunten, asegúrate de decir que prefieres que gane el diablo.

14 Comments ¿Por qué nunca te han encuestado?

          1. Juana De Arco

            Darío, y porque hoy en dia las encuestas no se hacen de manera electrónica? eso no resolvería el problema de un muestreo limitado a cuantos encuestadores puedo contratar x # de días que los puedo contratar?

          2. Darío Martínez Batlle

            Las encuestas electrónicas tienen su espacio y su validez, pero es un error muy grave utilizar una encuesta electrónica y extrapolar sus hallazgos a una población donde podría haber elementos que quedarían marginados. Me explico: Una premisa “sagrada” de un buen muestreo es que todos los elementos de un universo deben tener la misma probabilidad de ser seleccionados para participar en la encuesta. Al momento en que eliges hacer una encuesta electrónica, estás sesgando, porque habrá muchos electores que no tendrán la misma oportunidad de ser seleccionados que otros que si. Hay miles de dominicanos hábiles para votar que no tienen computadora ni smartphone para llenar una encuesta- Peor aún, para que un caso sea considerado válido, es necesario que el encuestador valide que las respuestas del encuestado fueron provistas por la persona, sin ayuda y sin presión de nadie. Con una encuesta electrónica no tienes ese control.

            Pero esto no significa que las encuestas no sean un instrumento valioso. Tienen su uso. Puedes hacer una encuesta de opinión política usando medios electrónicos. El tema es que solo podrás extrapolar los hallazgos al segmento poblacional que tiene medios para llenar la encuesta. Y el nivel de confianza podría verse afectado por elementos que no controlas como el que comenté

            En estos casos, las encuestas necesitan ser presenciales y en hogares.

    1. Darío Martínez Batlle

      Por supuesto, yo no puedo hablar por todas las empresas encuestadoras. Sin embargo, doy fe de que las encuestadoras respetables no relajan con sus investigaciones. La gente no se imagina lo delicado que es ponerse a predecir tendencias desde un escritorio como para arriesgar una trayectoria y una reputación. Al final, las encuestas que se hacen en un escritorio suelen ser las que se equivocan garrafalmente, porque nunca fueron hechas con ciencia y empeño. Un saludo a Sergio Bendixen.

      Reply
  1. ROBERTO RODRIGUEZ

    A mi una vez me encuestaron, para saber quien era mi heroe favorito…. Y claro que lo mencioné: Jack Veneno!!

    Reply
  2. Net

    Por eso el que no sabe del tema no bebería desacreditar encuestadoras de renombre y como quiera las encuestas no son infalibles.

    Reply
    1. Darío Martínez Batlle

      Exactamente. Las encuestadoras pueden equivocarse. Se han equivocado garrafalmente en nuestro país en el pasado. Pero hay que recordar que las encuestas no son perfectas. El asunto es que cuando una serie de encuestas hechas con todas las de la ley, apuntan en la misma dirección, es poco probable que todas fallen. Pero ni aún así son infalibles.

      Reply

Comenta, sin vergüenza