#FOARD2016: Mis impresiones

El jueves pasado sucedió #FOARD2016 o “The Future of Advertising”, sin dudas la conferencia más importante sobre publicidad, mercadeo y medios sociales que por tercer año seguido se celebra en nuestro país. Tuve la oportunidad de asistir y tirarme el evento de pi a pá. Ayer publiqué acá todos mis tuits sobre ese evento, por si te interesa consultarlos.

Ahora, en un ambicioso intento de evaluar lo que vi y lo que percibí, aquí presento mis impresiones sobre #FOARD2016:

Más marcas

Soy un creyente de este tipo de eventos. Son oportunidades para que las marcas se acerquen al día a día de las agencias y los profesionales del mercadeo digital. Por eso, pienso que el principal público que debería asistir a eventos como #FOARD2016 son los clientes, los ejecutivos, gerentes de producto o servicio, la gente que toma decisiones en el otro lado de la ecuación comercial que es el mercadeo digital. Las agencias y los independientes por supuesto que necesitamos a #FOARD2016, pero creo que es más difícil que una tendencia nos agarre asando batatas por descuido.

Por eso, pienso que decir que “asistieron 1,200 personas” a un evento como este, es una vanity metric. Lo verdaderamente importante es saber si asistieron más marcas que el año pasado. O más estudiantes, que sería el segundo tipo de público ideal para el futuro de la publicidad.

Dicho esto, tengo la impresión de que había más marcas y empresas que el año pasado. Y el contenido de varias charlas se enfocó en ellas, más que en el “peatón digital”. Ojalá me pudieran confirmar esta sospecha.

La mejor locación

Sambil continúa siendo la mejor sala para este tipo de eventos. El salón de convenciones acogió a todos los asistentes y nunca nos sentimos “apechurrados”. La cantidad de estacionamientos es suficiente, aunque entrar o salir del mismo puede ser un caos. Y el food court está mejor que el año pasado (gracias, Subway).

Algunos asuntos técnicos

Lo peor: El sonido, demonios… Los micrófonos fallaron tanto, se aterrizaron en tantas ocasiones, y vomitaron estática con tal insistencia que no parece descabellado asumir que nadie hizo un soundcheck para esta actividad. El tollo fue tan grotesco que Fernando Anzures prefirió no iniciar su charla hasta que resolvieran el asunto.

Lo mejor: Las bandas NFC fueron realmente una maravilla. Toda persona que hizo fila para registrar su banda todavía vive en el Siglo XX. Yo registré la mía desde que la recibí, entré al evento como que eso e’ mío y cada vez que necesité pasarla funcionó como se espera. Por costosa que sea esta tecnología, creo que el ahorro en tiempo e incomodidades justifica la inversión y el público lo agradece.

Sin embargo, el uso de las bandas aparte de control de entrada fue bastante limitado. Los fotógrafos capturaban los datos de la banda al tomar fotos, participar en algunos juegos requería el uso de la banda, pero no mucho más de ahí. Me habría gustado ver más aplicaciones de las bandas NFC.

Otro punto que percibí como mejora sobre el año pasado es el wifi gratis. En 2015 el servicio de Claro fue pésimo e ineficiente. Este año, con la misma empresa, no escuché quejas de nadie por ese asunto. En un momento lo utilicé sin problemas. Eso sí, había como 4 hotspots de Wind Telecom a mi alrededor (aparte del mío).

Las ponencias

Este es realmente el punto principal de esta limonada. Mi parecer en grosso modo es que el material expuesto en #FOARD2016 fue mucho más apropiado para nuestra realidad, que lo que fue el programa del 2015. Dos conceptos fueron mencionados en buena parte de las charlas: Analíticas/Medición y, por supuesto, los famosos “influencers”. Estos dos temas son urgentes en nuestro país; el primero porque aún estamos en pañales en la aplicación de analíticas accionables y estratégicas (todavía hay gente hablando de “impactos” y “Klout”). El segundo, porque es necesario que se acabe el desorden, la desinformación y el relajo que un grupo de “celebrities” tiene con un tema que, quedó evidenciado en la conferencia, confunden brutalmente con métricas de vanidad.

Otro tema que gravitó en muchas de las charlas es el de mercadeo de contenidos, pero en mi opinión, ahí no estamos taaaaan atrasados.

En mi opinión mía propia personal, este es el balance de lo mejor y lo peor:

Las mejores charlasGonzalo Alonso, Fernando Anzures, Pam Didner y Eco Moliterno, en mi parecer, fueron los expositores internacionales que mejor conectaron con la audiencia, y los que tuvieron charlas más dinámicas y aterrizadas. Moliterno incluso recibió un curtain call de los presentes. El contenido de los cuatro fue activo, actual, muy práctico. Particularmente me encantó el manejo de Pam, su dominio del storytelling es genial y realmente me cautivó.

Enrique Dans tuvo una de las charlas más prácticas del día (sobre adaptarnos a un mundo donde el consumidor final decide qué publicidad ver, adbocking rules), pero siento que el público no le prestó la suficiente atención (shame on them). Y a Marco Pupo, sin duda alguna, lo que lo embromó fue que lo pusieron de último, con 30% menos de público ausente, tras una jornada larga y cansona. Pupo no usó slides, sino notas manuscritas grabadas en video, algo que hizo muy humanas y cercanas sus palabras.

Esperaba más de la charla de Renato De Paula, pues tocaba la transformación de los medios y la medición (yo trabajo en un medio y me dedico a hacer todo tipo de mediciones en digital). Con todo, me fui con algunas enseñanzas prácticas para aplicar.

Las charlas menos impactantes: Vladimir Palacio y Francisco Hortigüela me parecieron los expositores que pasaron más trabajo en llevar su mensaje. En el caso de Vladimir, el martes antes de #FOARD2016 estuvo en Diario Libre y en su conversatorio con nosotros expuso una buena parte de su conocimiento, con suficiente soltura y dominio… pero en la charla estuvo desconectado, inseguro, torpe en su hablar. Y sobre Hortigüela, el problema en mi caso fue el intenso acento castizo, el seseo que es natural en España pero que a mí en lo personal me distrae cantidad. Y me pareció que más que hablar, susurraba al micrófono.

Dejé aparte la charla de Mario Dávalos sencillamente porque al ser criollo, llevaba la ventaja de conocer la audiencia. El tema de Mario, “La nueva relación cliente-agencia”, es justo el tipo de contenido que amerita un evento como #FOARD2016, por lo mismo que decía antes: FOA es más para clientes y agencias. Dávalos recibió varios aplausos en sus puntualizaciones, y fue muy obvio que tiene un dominio inmenso sobre cómo hacer funcionar el “matrimonio por interés” de la marca y su agencia.

Los paneles

Ay, los paneles… siempre tan ambiciosos que se quedan en pura superficie. Cuando subes al escenario a cuatro o cinco personas, todas con deseos de exponer su punto de vista, y solo les das 30 minutos para hacerlo, sabes que el panel será una sopa de agua de arroz. A pesar de ello, creo que ambos paneles este año superaron los paneles de la pasada entrega.

El primer panel, de las marcas y los milennials, demostró que la generación actual (la que conformaba más del 80% de la audiencia) tiene claro que la publicidad de ayer no funciona con ellos, y que hoy día las marcas tienen que crear experiencias, momentos memorables, y apartarse del desfasado modelo one-way para tener relaciones inmersivas con el público. Las marcas dominicanas en su mayoría no entienden estas realidades y muy pocas están listas para lidiar con la generación mayoritariamente milennial que ya tenemos en todas partes.

El segundo panel, de influenciadores, fue espeluznante. Escuchar a un panelista decir que la cantidad de seguidores de un influencer es importante porque “no tenemos otra métrica” para evaluarlos es una de las cosas que más teriquito me ha producido. El mismo individuo expresó que “la transparencia de los influencers es irrelevante”. Por suerte yo no estaba comiendo nada, me habría atragandado. Menos mal que Viena Divaluna estaba dentro de los panelistas y junto a Randolph Luna salvaron esos entuertos.

Palabras finales

Pienso que #FOARD2016 fue un evento exquisito. La mayoría de las ponencias fueron excelentes, llenas de ideas y consejos que pueden ser utilizados desde ya. Las marcas deberían estar pendientes a este evento para cuando regrese (ojalá el año próximo), pues sin dudas es una muy buena inversión, que les ayuda a mejorar su relación con las agencias, a crear un lenguaje común, y a prepararse para cosas futuras.

 

1 Comment #FOARD2016: Mis impresiones

Comenta, sin vergüenza