13 Comments

  1. Betsabe

    hahaha, ay Dario, te lei entre lineas, hahahhahaha que sutil y tan despiado eres!

    Reply
  2. Argénida Romero

    Esa… Me da un coraje. Dizque hablando por “muchos”. Descarada.

    Reply

    1. Suele pasar cuando un pelafustán, escudado en exponer una barrabasada, se arropa con el manto del “sentimiento de todos” para justificar su vaina.

      Reply
  3. Enmanuel Peña

    Deliciosa respuesta, este blog y su
    escribiente me han comprado de por vida

    Reply

    1. Gracias por el comentario… aunque me encuento el “de por vida” un poco extremo. La musa del genio no me visita diariamente.

      Reply
  4. Glenys González

    No todos los periodistas somos como Martha, cada quien que hable por sí mismo. ¡A mí que no me meta en su saco!

    Reply

    1. Por supuesto que no. En mi texto sólo uso la línea de pensamiento de la susodicha, pero sé bien que pocos son como ella.

      Reply
  5. MIQ

    Qué tremendo eres Darío…Me encantó tu irónico regalo. Tu escrito me llevó al de Marta, a quien habrás ayudado a subir el “rating de lectura”. ¡Cuánta gente malagradecida Dios mío!

    Reply

    1. Jejeje, bueno, tenía que poner el enlace, no fuera a pensar la gente que me lo estaba inventando :)

      Reply

  6. Nada que me asombre. Los periodistas deben ser los únicos profesionales que en su mayoría actúan como si la sociedad y el mundo estuviera en deuda con ellos. Y así mismito lo refleja el artículo de Martha Quéliz.

    Lo que no entiendo es, cómo puede alguien expresarse así y a la vez, creerse un profesional digno de respeto y sentirse merecedor de una retribución especial por cumplir con su trabajo tal cual lo hacemos los demás profesionales cada día, pero con peores condiciones laborales y salariales, y sin recibir halagos ni regalitos.

    Reply

Leave a Reply