Algunos científicos predicen que el mundo continuará calentándose, no sólo por el efecto invernadero (que ha venido deteniéndose, aunque no del todo), sino también por el aumento de la población, la tala de árboles y otros factores que atentan contra el clima. Grandes tormentas (como el inusual huracán Sandy que azotó Nueva York hace un año) serán fenómenos cada vez más frecuentes por el efecto del calentamiento global. Los monzones en la India y el efecto de El Niño se recrudecerían con el paso de los años.

Otra línea de pensamiento en el ámbito de la ciencia predice justo lo opuesto, que nos encaminamos a una nueva “era glacial”. Yo no conozco los pormenores que sustentan las teorías de uno u otro grupo, pero tiendo a pensar que los que predicen el calentamiento son los más acertados.

Un efecto del calentamiento global sería, con el tiempo, el derretimiento de los casquetes polares. Desde el 2002, cada año en el verano boreal el Polo Norte se ha venido derritiendo al punto que la boya que marca el lugar queda flotando. Si bien el derretimiento total de los casquetes polares es un escenario lejano, no queda dudas que lo hemos acelerado.

Existen más de 20 millones de kilómetros cúbicos de hielo en el planeta, de los cuales el 80% se encuentra en la Antártida. Si todo ese hielo se derritiera, el nivel del mar subiría en todo el mundo un promedio de 65 metros (215 pies). La gran mayoría de las ciudades costeras serían simplemente borradas del mapa sobreviviendo solamente las que están a más altura. Los Incas, con cientos de años de anticipación, tenían razón al construir sus ciudades en las cumbres de los Andes.

El calentamiento global paulatinamente ha elevado la temperatura promedio del planeta, pero aún harían falta 5mil años para licuar todo el hielo que tenemos. Por supuesto, esto podría acelerarse si continuamos añadiendo carbono sin control a la atmósfera, al punto que al cabo de unos pocos siglos la temperatura promedio del mundo podría subir de los 14 grados celsisu actuales a más de 26 grados. Esta posibilidad ha puesto al equipo de National Geographic a dibujar las costas del mundo si todo el hielo se derritiera. Los resultados son asombrosos y espeluznantes.

América del Norte

América del Norte

En América del Norte veríamos desaparecer entre 100 y 200 kilómetros costa adentro en el este. Toda la península de Florida quedaría bajo las aguas del Atlántico y el (ampliado) Golfo de México. Nueva Orleans y gran parte de Louisiana quedarían también bajo las aguas, así como una larga franja del oeste de los Estados Unidos y México, especialmente en la zona de California. La península de Yucatán perdería la mitad de su extensión.

El Caribe

El Caribe

El Caribe tendría que ser recompuesto pues ya Cuba no sería la mayor de las Antillas, quedando reducida a unas islas precariamente interconectadas por finos hilos de tierra. La nueva antilla mayor sería la isla de la Hispaniola, específicamente la mitad occidental pues la parte este de República Dominicana (salvo Samaná) sería parte del Mar Caribe.

América del Sur

América del Sur

En América del Sur, Brasil perdería millones de kilómetros cuadrados al inundarse todo el sistema del Amazonas. Lo propio pasaría con Venezuela que vería expandirse el río Orinoco hasta ocupar el centro del país. Paraguay prácticamente desaparecería bajo las aguas de la crecida de los ríos Paraná y Paraguay, borrando también parte de Uruguay y sumergiendo a Buenos Aires y al Mar del Plata.

Europa

Europa

La situación de Europa sería muy grave. Los Países Bajos quedarían efectivamente bajo el agua, lo mismo que la ya semisumergida Venecia. Pero también se perdería Londres, la costa oeste de Francia y toda Dinamarca. El Mar Mediterráneo crecería tanto que terminaría uniéndose con el Mar Negro y el Mar Caspio, permitiendo llegar en bote casi hasta Moscú.

Auetralia

Auetralia

Australia y las islas del sureste asiático también perderían terreno. Un gran mar inundaría el centro de Australia por el sur, así como gran parte del litoral costero donde vive el 80% de todos los australianos. Gran parte de Papúa/Nueva Guinea quedaría bajo el nivel del mar.

Asia

Asia

En Asia la situación sería dramática para casi mil millones de personas, pues la parte este de China, así como el toda Bangladesh quedarían bajo el agua. También Camboya y el resto de la península sureste de Asia quedaría bajo el agua.

África

África

Sin dudas, el continente que se vería menos afectado por la gran inundación sería África. Apenas algunas costas tendrían daños y solamente en el norte, especialmente en Egipto y otros países del mediterráneo, podría verse el agua invadir.

Antártida

Antártida

Quizás lo único que se ganaría con este rejuego geográfico es que la Antártida quedaría al descubierto, pero para cuando esto ocurra, seguramente no habrá humanos que puedan disfrutarla.

3 Comments ¿Cómo sería un mundo sin hielo?

Comenta, sin vergüenza