Me voy a permitir una limonada un poco farandulera hoy. De vez en cuando se vale, ¿no?

Shakira, la famosa colombiana de las caderas sinceras no solo es hermosa y polifacética, sino que en estos días ha dado demostraciones incuestionables de que tiene bien puesto el cerebro.

Antonio De la Rúa, exnovio de la artista, podrá ser cualquier cosa que desee, pero antes que nada, demostró que es hijo de un político, al demandar a su examorcito por 100 millones de dólares y exigir acceso a sus cuentas bancarias. El argentino se considera el “responsable del éxito” de la colombiana y por eso quiere una buena tajada de su fortuna. Seguramente ustedes saben que la rubia y el argentino además de noviazgo también tenían relaciones comerciales. Él fungía como su “manager”, algo que es bastante común en el medio artístico.

Cuando la pareja terminó su relación sentimental en 2011, pensé que los negocios también concluirían, pero me asombró saber que “seguirían trabajando juntos”. Sin embargo, leyendo las declaraciones de Shakira, parece que De la Rúa era el único que pensaba así, pues sale a relucir que no había ya relación de ningún tipo, ni amorosa ni comercial. Y eso me pareció más lógico. Al menos yo pienso que cuando se termina una relación, se debe cortar de tajo las interacciones entre los involucrados.

El caso es que el hombre, al verse sin rubia y sin empleo, empezó a fuñir la paciencia. Ecos de conflictos de vez en cuando salpicaban la prensa, pero hay que reconocer que Shakira se mantuvo bastante al margen (quizás simplemente estaba embullada con Gerard Piqué y el hijo que, en cuestión de meses, feliz y rozagante, le parió).

Piqué de una vez la picó

Piqué de una vez la picó

Y ahí es dónde me asombra más la vaina. De la Rúa y Shakira tuvieron amores por más de 10 años. Solamente el hecho de mantener una relación con una persona por más de una década habría hecho que la mayoría de las mujeres confiara “un poquito demasiado” en su varón. Shakira, a quien admiro a pesar de sus esfuerzos por hacerse inadmirable con sus recientes “mambos”, siempre dijo que “no estaba lista para ser madre” y que estaba “enfocada en su carrera”. Pero terminó con De la Rúa, se metió con Piqué y en un ratico ya estaba estrenándose de madre. Por lo visto, ella no confiaba en Antonio ni para sus negocios ni para ser padre. El tipo ni un braguetazo supo dar.

De todo lo que ha pasado en estos días, creo que es interesante utilizar el caso como ejemplo para que aprendamos de ello una de las más importantes lecciones para tener relaciones personales saludables.

Todo por escrito

Todos los acuerdos de negocios (y por qué no, también los informales) deben hacerse por escrito.

Antonio De la Rúa dice que tenía un “acuerdo verbal” con Shakira para seguir siendo su manager. Eso es tan cierto y comprobable como que anoche ella y yo andábamos parrandeando en el Jet Set. Por más que el tipo quiera “demostrar” que Shakira “no cumplió su palabra” al final del cuento su cuento pinta más a cuento triste que a nada más. Y peor aún, es más probable que yo pudiera demostrar mi cuento antes que él. “Las palabras son de aire, y van al aire” dijeron Bécquer y Willie Colón hace pila de años. Ponga sus vainas por escrito y cuídese de las triquiñuelas.

Muchas personas se sobrecogen pensando que es “desconfianza” que entre amigos o parejas sentimentales se necesiten acuerdos escritos. Aunque no tengo una estadística formal de esto, me aventuro a asegurar que una enorme cantidad de demandas y procesos legales entre “amigos” y “parejas” se evitarían si hubieran puesto sus planes y proyectos en blanco y negro.

Shakira demostró que esto es bastante sencillo. Si bien los correos electrónicos no tienen “fuerza legal” en la mayoría de los países, eso le bastó a ella para sacarle la lengua a De la Rúa. Ella conserva varios correos electrónicos donde su exnovio evidencia que no tenía acuerdo con ella y por eso ganó el caso. ¿Moraleja? Cuando usted y su pareja acuerden cosas, hágalo al menos por correo electrónico. No por chat ni por mensajes de voz.

Hablar es muy bueno, pero escribir es mucho más seguro.

4 Comments Aprendamos de Shakira

      1. MarichaMS

        Yo estoy cada vez más radical, hasta “ridícula” me han dicho por la forma en que manejo ciertos temas y es que aunque me “han jodido” poco, he visto muchas almas buenas caer por confianzudas y evito ser una de ellas.

        Reply
  1. Melvyn Perez

    Darío no soy muy farandulero, pero recuerdo los titulares y acabo de hacer una googleada para verificar mis recuerdos, pues hasta donde sé fue la misma Shakira quien dijo que la relación comercial seguiría:
    “Antonio continúa supervisando y haciéndose cargo de mis negocios y mi carrera como siempre ha sido. Seguiremos siendo socios, desarrollando proyectos juntos, trabajando mano a mano en comunicación cercana. Nuestra amistad y entendimiento el uno del otro es indestructible.” http://www.peopleenespanol.com/article/oficial-shakira-y-antonio-de-la-rua-terminan-su-noviazgo

    Después de todo, ella sí tenía algo por escrito…

    Reply

Comenta, sin vergüenza