El polémico contrato entre el Estado dominicano y la Barrick Gold

La mayoría de nosotros solamente somos dominicanos que amanecemos cada día bajo el sol que nos ha colocado el trayecto de la providencia. Con los ojos vendados por la ignorancia o simplemente por la indiferencia, la vida pasa a nuestro alrededor y a veces ni cuenta nos damos. Ocupados como estamos en buscar los chelitos, con demasiada frecuencia no le prestamos importancia a los titulares de los periódicos, los cuales, como siempre, sólo traen noticias deprimentes.

El contrato que la empresa canadiense Barrick Gold suscribió con el Estado dominicano hace ya varios años es uno de esos casos que por más bulla que se hizo, a la mayoría de las personas no les interesó conocer a fondo. Que un grupo de “honorables” (las comillas denotan desprecio) firme otro contrato más en el que solamente salen beneficiados unos cuantos a base de cuentos, no es nada raro. Que lo hagan en audiencias públicas a las que sólo asisten los periodistas y los interesados directos, tampoco es nada nuevo.

¿Por qué, pues, tanta alharaca con el famoso contrato de la Barrick Gold? Probablemente porque algunos pocos de los dominicanos que no comen cuentos no se han cansado de hablar sobre eso. Quizás porque ese grupito de “azarosos” (las comillas denotan valentía) lleva años alzando la voz, tan alto cada vez que de alguna manera, los pasivos y anestesiados que son mayoría, por fin han preguntado “¿Cómo así?”.

Así pasó cuando el grupo de Cerito y Cruz produjo un vídeo que desnudaba la realidad de nuestro paupérrimo sistema educativo. Un grupito empezó a “joder” (las comillas denotan persistencia) y a aglutinar más personas. Y fruto de esa cadena de protestas y consistentes reclamos, el gobierno del Estado por fin no pudo aguantar más la “necedad” (las comillas denotan contundencia) de los argumentos, y mal que bien, se ha progresado bastante en la dirección correcta: Empezar a mejorar seriamente nuestra educación como país.

Así pasó recientemente cuando Bahía de las Águilas estuvo a punto de ser engullida por los mismos “distinguidos” (las comillas denotan desprecio) y otro grupo de necios empezaron a joder. Al final, por lo menos por ahora, Bahía de las Águilas y el Parque Jaragua están a salvo del hambre irracional y desmedida de los que mal predican “progreso” a costa de nuestras costas. Y bendigo a Laura Acosta y a Huchi Lora por ello.

Así pasa actualmente con la proyectada carretera Cibao-Sur, que a todas luces se inscribe de nuevo en la desfachatada manera que tienen algunos “genios” (las comillas denotan lo contrario) de hacer solamente las cosas que más le convienen a sus bolsillos.

¿Cuál es la constante? Que siempre somos nosotros, los ciudadanos de a pie, los desposeídos, los que quizás apenas tenemos Twitter y un blog, los que nos ponemos “de mojiganga” (las comillas denotan responsabilidad ciudadana) a alzar la voz, a buscar hacer ruido, a gritar tan fuerte con la sola esperanza de que el gobierno abra sus entumecidos oídos y no pueda llamarse a engaño.

Por eso, aquí reproduzco un archivo PDF contentivo del contrato firmado entre el Estado y la Barrick Gold, con sus modificaciones. Es un documento legal que puede resultar confuso y aburrido para cualquiera, pero que con su lectura abre los ojos de las cosas que han venido sucediendo entre ambas partes. Este documento llega a mis manos a través de la periodista Altagracia Salazar, quien con su programa “A quien madruga” se convierte en una de las primeras que cada madrugada empieza a neciar y a joder (ya no uso comillas, usted debe saber las equivalencias).

Gracias, doña Altagracia, por enviarme este documento, el cual leo con insuficiente asombro.

Contrato Barrick Gold

Enhanced by Zemanta

2 Comments El polémico contrato entre el Estado dominicano y la Barrick Gold

  1. David De Jesús

    Muchas gracias. He buscado el contrato por tierra y mar y hasta ahora no lo había encontrado completo y sin interpretaciones que desvían el asunto. ¡Muchas gracias!

    Reply

Comenta, sin vergüenza