La mediocridad sólo alcanza para malas copias

Yo tuve mi primer blog cuando aún no existían los blogs. A finales de 1996, en quisqueya.com, inventé un espacio donde escribía algunas cosas. Desde entonces, con altas y bajas, de alguna manera siempre he tenido un medio a través del cual expresarme. No puedo contar la cantidad de “limonadas” que he escrito a lo largo de los años, pero sí estoy seguro de una cosa: NUNCA he copiado el trabajo de nadie. Yo he publicado algunas entradas como “posts invitados” pidiendo siempre autorización a su creador y notificándole de ello. ¿Pero select all-copy-paste? ¡Nunca jamás!

Crear contenido original es una labor complicada y exige mucho tiempo y dedicación. Precisamente por ello, somos muy pocos, un puñado, los que nos fajamos a escribir y publicar contenido nunca antes visto. La famosa regla del 1% quizás no sea exacta pero definitivamente es una realidad latente.

Me permito ponerme como ejemplo. Soy un simple peatón digital, que no tiene acceso a ningún medio más allá de este espacio. Sin embargo, estoy en la mira de algunos buitres de contenido que cuando encuentran algo nuevo en este blog lo secuestran para ponerlo en sus propios portales, sin dar crédito, sin indicar autoría, sin pedir permiso, sin compartir ganancias de publicidad y sin siquiera enlazar la limonada. ¡Qué bonito! Así sí que es fácil tener contenido “original” en su espacio.

Aquí uno de los más recientes casos de secuestro editorial que he sufrido, cortesía de un portal que intenta parecerse a un famoso periódico español, pero que sólo logra ser una pésima copia de pí a pá.

Ladrones de contenido

Ladrones de contenido (obviamente, cambié el dominio para no darle vitrina).

¿Reconocen la limonada? Es la que escribí el pasado 7 de enero con relación al “caso Carlos Bisonó” y los peligros detrás de ello. ¿Quién la publicó? Un tal rnova, no Darío Martínez Batlle. ¿Se enlaza este blog o esa limonada? En ninguna parte. Apenas al final del post el copión rnova incluye “40limon.es” (sin enlace vivo). Es decir, este pana es peor que Morrison, quien al menos tiene la “cortesía” de incluir el enlace a la fuente original.

Asombrado, le escribí un comentario al pana:

Muy ápero el post… si al menos hubieran puesto mi nombre en el mismo, o me hubieran avisado por cualquier medio que lo iban a copiar por acá, quizás no sería tan burda la manera de usar el contenido original de los demás, simplemente cambiándole el titular.

Tienen seis anuncios en esta página y a mí no me salen ni 10 pesos por un artículo que yo escribí. Ni siquiera un peso. ¿Eso es correcto?

Y apuesto que ni siquiera publicarán este comentario porque los desnuda. *sigh*

Para mi sorpresa, el chamaco respondió. Aquí la imagen de su “defensa”.

El copión se 'defiende'

El copión se ‘defiende’

Yo no me voy a poner de mojiganga de un pelafustán que no ha aprendido a crear contenido y que ni siquiera para defenderse sabe escribir, pero creo que rnova es un excelente ejemplo de cómo un carajo a la vela pone un blog con una plantilla cualquiera y le factura a un grupo de anunciantes incautos y se lucra con el contenido que producimos todos los demás. Un simple vistazo a su “copyportal” revela que sólo publica vainas que encuentra en otras partes. ¡Así sí es bueno!

10 Comments La mediocridad sólo alcanza para malas copias

  1. alex madera

    Ufff, esos abundan más que las cucarachas, no hay forma de exterminarlos, recientemente tuve que exigirle a uno que creo un blog con el contenido de todo un año que había creado para un cliente, pero logré que lo eliminara todo, pero luego de eso ya han aparecido varios más que estarían copiando ese contenido 🙁

    Reply
    1. Darío

      Te ha pasado a ti, le pasó a Hipólito también. A mí me asombra que siendo este un blog personal, sin enfoque de nada que no sea más que mi propia opinión, haya pelafustanes cogiéndose mis limonadas. En el fondo uno se siente “bien” porque es una forma de saber que lo que uno escribe al menos motiva a robárselo, pero no deja de ser una descortesía. Tan fácil que es hacer un trackback…

      Reply
      1. Moni Hernandez (@MoniHernandezT)

        Dario, definitivamente tienes un estatus de celebridad en las redes sociales que nadie te lo discute… :p Consigues hasta Trolls copiadores de tus limonadas. ¿Serían entonces Limas? La verdad de estos trolls está lleno el ciberespacio sin tomar en cuenta las campañas publicitarias que son imitaciones de campañas super cotizadas en Asía, Europa o hasta la desfachatez de plagiarlas de Lationamerica ¿Te acuerdas de lo que hicieron el año pasado para la Feria del Libro? Es como si nadie del mundo se enterara porque en el ciber espacio hay bloques segmentados y no entras con facilidad. 🙁 Lo mas gracioso del caso es que ¿Como defender la propiedad intelectual en las redes sociales? Es bien difícil y mas en este país nuestro que se roban hasta el aire de poder. Y donde sale uno, salen 100… Lo único que no comprendo es ¿COMO consiguió la publicidad y pudo demostrar que su site tiene mas de 10000 visitas diarias para hacer la publicidad rentable? Yo empezaría por el departamento de publicidad de Brugal por lo que parece tiene un enganche por ahí. Un abrazo y feliz resto de la semana.

        Reply
        1. Darío

          Chévere es analizar (si tuviera tiempo para perder) cómo el pana publica chorrocientos posts y nadie comenta ni salami en ellos. O sea, las visitas se “fabrican” pero a ese ni siquiera los spambots de comentarios le quieren echar uno ni de relajo. ¿Qué clase de engagement es ese? 🙂

          Reply
  2. José A. Colon.

    Lo fuerte no es que copie. Porque aqui hay mucha gente que solo tiene una neurona y la usan para respirar.
    Pero que tenga anuncios?.. ANUNCIOS !!!..
    es fuerte… muy fuerte..

    Reply
  3. Alejandro Correa

    Como ese he visto muchos, hasta gente que entendemos como famosos, tal era el caso de un proyecto que teníamos una vez llamado “eso mismo” siempre que hacíamos un post con toda la calidad que caracterizaba al equipo sobre música el Sr. Joseph Cáceres lo copiaba y ni créditos daba. En su blog que creo que se llama merengué manía o algo así deben estar muchos de nuestros escritos y ese sinvergüenza por más correos que le enviamos hacia caso omiso y ni la decencia de disculparse tuvo

    Reply
  4. Ramon Alcantara

    Gulliberg, este mundo esta lleno de esos a los que llamo “Pescadores de oportunidades” van por la vida haciéndose de oportunidades que no desarrollaron ni criaron.

    Reply
  5. Carlos Lluberes

    Darío, has puesto un buen ejemplo de la realidad de los copypasters, me parece bien que no te pongas de mojiganga con esos guanajos. Yo particularmente tengo algunos cuentos que te haré algún día de manera offline 😉

    Reply
    1. Darío

      Todos hemos pasado por eso, pues son tan vagos y tan estúpidos que no son capaces de ni siquiera leer lo que escribimos y redactar una versión al menos modificada un 5% de ello.

      Reply

Comenta, sin vergüenza