El verdadero peligro con @BisonoCarlos

El pasado jueves al regresar de almorzar me enteré con sorpresa de la muerte de un tuitero que seguía hacía no sé cuánto tiempo. Creo que nunca interactuamos directamente. Fue de esas personas que leyendo algún tuit me animé a seguir porque me pareció que aportaba al enriquecimiento de mi experiencia tuitera.

El pana era un usuario muy agradable, bonchero y muy sociable según sus fotos y actividades. Sus tuits solían ser positivos, aunque de vez en cuando se le montaba el pique y acababa con lo que entendía que estaba mal en nuestra sociedad. A pesar de tener un apellido “de cuartos” (según los parámetros sociales no escritos que rigen este paisito) el tipo era muy sencillo, nunca percibí que fuera “privón” ni frutafina.

Cuando me enteré de su muerte, gracias a un tuit de Betsabé Estepan,  de inmediato me entristecí. Tuitié un mensaje de pésame y varias personas reaccionaron con la misma sorpresa y tristeza. “Reconfirmé” lo que sabía, que el tipo había fallecido de un infarto en la mañana. Un primer atisbo de duda me surgió porque se me informó que Carlos había muerto “mientras dormía” y sin embargo su último tuit fue publicado a las 8:40 de la mañana. No obstante, no sospeché más. ¿Quién carajo puede imaginar que una muerte sea una farsa?

Al igual que cuando murieron Víctor Rodríguez (mejor conocido como @VFleTeN en Twitter) y @LingLingcita, me pasé parte del día leyendo las menciones que se hacían a @BisonoCarlos. No me sorprendió la cantidad de pesar que leía, pero algo me llamó la atención: casi todas las personas que se lamentaban de la muerte del jovial muchacho eran mujeres. Quizás ahí debí sospechar, pero de nuevo, ¿quién carajo puede imaginar que una muerte sea una farsa?

Hoy empiezo a leer tuits de @abvn, de @UrieldeTuiter y de la misma @bestepan en donde se destapa la farsa. No me sé todos los detalles y no me voy a vestir de Grissom para investigar ese CSI, pero espero que la cosa se aclare, pues todo indica que hay una periodista de Noticias SIN involucrada o victimizada en esta novela. Lo que sí me llama la atención es lo peligroso de todo lo que implica este asunto.

  1. Alguien crea una cuenta de usuario en Twitter, se roba las fotos de una persona de otro país, pero que se vea creíble. En este caso, un tal Allender Betini (@_Allender), según dicen los que saben del caso.
  2. El usuario @BisonoCarlos empieza a interactuar con la gente. No sé cuándo creó su cuenta ni cuántos seguidores tenía, pero sí tenía una buena cantidad de tuits.
  3. Durante el transcurso de su vida en Twitter, se le involucra con otra cuenta, cuyo nombre referencia a una periodista real de Noticias SIN, Nairobi Viloria.
  4. Muere el 3 de enero y la caterva de duelo se vuelca en Twitter.
  5. Ayer domingo tanto @BisonoCarlos como @NairobiViloria cerraron sus cuentas.

Preguntas:

  • ¿Cuántas personas habrán intercambiado mensajes privados con Carlos Bisonó?
  • ¿Qué información delicada podría tener el manejador de la cuenta a través de los DM’s que recibió?
  • ¿Y qué si el tal Carlos Bisonó fue creado y hecho creíble para dañar reputaciones… o para hacer víctimas?
  • Perfecto, el daño aquí es que nos cogieron de pendejos… pero ¿y si en vez de morirse, Carlos Bisonó buscaba la manera de engañar con una loma de dinero a sus seguidores, con cualquier treta melcochosa?

No sé ustedes pero yo creo que aquí cabe un poco de ejercicio de sensatez que vale a todos los usuarios. Gente que tiene bien puesta la cabeza (me incluyo en ese grupo) cayó en el gancho de Carlos Bisonó, así que aquí no estamos ante una broma sino más bien ante un elaborado caso de phishing (por la información que pueda haber obtenido), así como de burdo engaño, abuso de confianza y suplantación de identidad (en lo que concierne al brasileño). Lo de Carlos Bisonó no es nada menos que un grave delito y como tal debe perseguirse y castigarse.

La moraleja de este caso debe ser que tenemos que abrir los ojos mucho más. Twitter es una red asincrónica, por lo que no necesita haber una reciprocidad a la hora de entablar un vínculo de seguir o ser seguido, como ocurre en Facebook. Eso implica que cuando decidimos seguir a alguien en Twitter o cuando interactuamos con alguna cuenta de una persona que no conocemos, no podemos estar nunca seguros de lo que pasa del otro lado de la pantalla.

Ojalá que luego del berecumbé con Carlos Bisonó aprendamos a ser más cuidadosos a la hora de creer en lo bueno o lo malo que se dice en Twitter.

21 Comments El verdadero peligro con @BisonoCarlos

  1. Claudia Pimentel

    Sin desperdicio!! Hasta recuerdo que comentamos el asunto…aunque no lo seguía,estando tan reciente la muerte de Fleten, me conmovió. Hay que tener mucho cuidado en Twitter!!

    Reply
  2. alex madera

    Esto de las redes sociales es más delicado de lo que la gente cree, y es algo que he venido tratando de informar a través de uno de mis blogs, pero la gente insiste en ofrecer informaciones a diestra y siniestra, cuestiones muy privadas y de su intimidad, sin tomar en cuentan los riesgos en que incurre con estas acciones, lo que ha pasado con esto de la cuenta que mencionas, es para abrir los ojos y tener cuidado con lo que se dice o con quienes interactuamos, ojalá y sea un ejemplo para ser más precavidos.

    Reply
    1. Darío

      Hasta un día en que pase algo feo y grave. Nos toca a nosotros los que tenemos algo de conciencia y un “medio” (nuestros blogs) seguir haciendo énfasis en esos temas.

      Reply
  3. nedume

    Otra refrescante y acertada limonada, no conocía al elemento en cuestión ni interactue con el solo vi en un par de oportunidades que alguien retwiteaba algún mensaje de el, anoche también al enterarme de lo que sucedió me pasaron muchas cosas por la cabeza, quien pudo ser esa persona? cual eran sus intenciones? era una simple broma? pero hasta donde pudo llegar?

    Aqui hay muchas personas involucradas según pude leer de @abvn, pero también hay muchas victimas, lo que realmente me preocupa es: victimas a que magnitud estamos hablando? Informaciones muy personales? fotos? videos? todo esto en manos de un completo desconocido… es un tema muy delicado, ojala no explote de mala forma y se mantenga en una mala broma.

    La periodista considero fue una victima mas del “Sr Bisono” aunque siento también que se presto a crear la trama con el tema ese del foto-montaje… veamos donde termina esta novela.

    @dariomartinez es una persona real? me habían dicho que el es un pokemon

    Reply
    1. Darío

      Ese es mi punto principal. ¿Quién sabe todo lo que esa cuenta averiguó con los DMs? No estoy claro con la participación de la periodista, pero también me extraña su silencio y el cierre de su cuenta.

      Y sobre tu pregunta final… si yo soy un Pokémon, tú etes un Tamagotchi!

      Reply
  4. Yosi

    Para mi esa situacion es un “Dejavu” pues me tope con unos Barcelo que murieron y revivieron. Tenian una super historia un tanto bien elaborada ( uno de sus personajes fue creado hacia años) pero a la vez muy exagerada que hacia que no creyeras. Desde el primer dia que empeze a interactuar con estos personajes hasta ahora me pregunto que rayos querian de mi las personas que estaban detras de esos personajes, en este caso si se sabe quienes fueron las creadoras de esto. Trate de llevar esto a los medios no en busca de “justicia” sino de alarmar a la gente de lo que puede ser victima, pero fui ignorada, se que actuaran cuando pase algo lamentable.

    Reply
      1. Yosi

        Le dimos fin un forzado a esa historia, pero las personas involucradas actuaron igual que en el caso Bisono, borraron sus cuentas para desentenderse del asunto, pero las dos cabezas volvieron a reaparecer. No dudo que anden detras de esto, todo es posible…

        Ahh y la gente involucradas eran usuarios de aguiluchos y desde alla venia la historia.

        Reply
          1. Yaindry Nova Espinal

            No solo que son de aguiluchos si no que siguen interactuando en el foro y en sus cuentas de FB con foristas a mi me bloquearon de sus cuentas pues yo he advertido a todos mis allegados que veo que tienen contacto con ellas… Esto no llegó lejos porque Yosi se dió cuenta de la farsa! Pero estas sin lugar a dudas buscaban estafarla con la famosa enfermedad del esposos…

      2. ali cid

        que no te enteraste de eso Dario? y en que mundo andabas? porque eso si se comentó, pues eran personas con las que tratabamos diario y eran o son foristas de a.com

        Reply
  5. Maya Oviedo

    Totalmente acertada tu limonada.
    Gracias por convidarnos a todos.

    Maya.-
    @mayaoviedo

    PD, tengo algo que decir al respecto, pero acabo de recordar que estoy en el trabajo y por lo tanto, he de trabajar. Otro día, quizás.

    Reply
  6. Carlos Lluberes

    Muy buena la limonada, me enriquece luego de la gran “brechada” que di ayer sobre el tema. Una parte de mí quisiera pensar que esto fue un elaborado y preparado estudio sobre comportamiento humano en redes sociales, y demostrar la tendencia del “untaísmo dominicano” de “Si, yo conozco a fulano, y a su novia, bla bla bla”.

    Lamentablemente, parece que no fue así, y la acción del falso Carlos, no tenía ningún objetivo científico. He leído que “el pana” hasta llegó a hablar con varias de las tuiteras victimizadas. Parece que todo era una gran iniciativa para vender sueños…o algo peor.

    En fin, espero que la gente, en especial mujeres, se cuiden de este tipo de cosas, y que los tuiteros incentiven sus encuentros off-line. Yo sé que ya pongo mi granito de arena en ese sentido 😉

    Reply
  7. Roberto Disla

    Darío, tu redacción como siempre excelente e impecable, pero honestamente yo no le veo la gravedad a nada de esto y no me refiero a tu historia sino al escándalo que han armado en Twitter por algo que sucede todos los días.

    En todo veo más deseo de alimentar el morbo que otra cosa. Famosos artistas diariamente denuncian cómo se les suplanta su identidad en redes sociales, con casos más graves donde hay dinero y menores de edad de por medio.

    Pero fuera de lo online, desde los 70’s, personas tocaban las puertas de nuestra casa usurpando la identidad de miembros de la cruz roja que buscaban recolectar algo para niños huérfanos o el famoso padre de familia que luego de quedar sin nada víctima de un fuego devorador, buscaba ropa para vestir a sus hijos. Eran personas que veíamos de ahí ahí y aún así se burlaban de nosotros. Ni viviendo con alguien bajo el mismo techo terminarás de conocerlo.

    Me parece peor el caso del tuitero que todo el mundo conoce muy bien y sabe quién es, que se vale de ir a todos los coros para tomar prestado y deberle dinero a todo el mundo, sobretodo a las mujeres. Luego usa su influencia para desacreditarlas como método para no pagarles. Mucha gente lo ha dejado así porque es bocón y son solo RD$500 o RD$1,000 que pide prestado. Pero multiplicado por 20 ya es mucho dinero.

    Lo realmente lamentable aquí es ver cómo el tal Carlos Bisonó, más por usar un apellido reconocido, todo el mundo le habría las puertas de su “amistad virtual”. Que es lo mismo que sucede fuera del mundo virtual con personas como Karim Abbu Nabba, que hace negocios cara a cara y todo el mundo lo conoce, pero igual los engaña. Y como ya vimos, no vale llevarlo a la justicia.

    Reply
  8. Raphael Disla

    Bueno al parecer ya descubrieron quien era la persona, tengo información certera de que fue sacada de su casa con esposa por la Policía Nacional. Al parecer era una amiga de trabajo de la periodista,algo frustrada con esta y no es la primera vez que esta joven reside en estos casos. Este es su Facebook…. http://www.facebook.com/yorkiris.filpo

    Reply
    1. Darío

      Si esto es cierto, confirmaría una de las versiones que yo escuché. Me parece que eso haría que las cosas caigan en su lugar. Gracias por comentar, esperaré ver más detalles al respecto.

      Reply
  9. Pingback: La mediocridad sólo alcanza para malas copias | 40 Limones

Comenta, sin vergüenza