“Morgan Freeman” y el sensacionalismo

El pasado viernes fue uno de los días más oscuros en la historia reciente de los Estados Unidos. Una vez más, un muchacho sin respeto a la vida decidió hacerse famoso matando inocentes. En su mayoría niños de menos de 10 años.

Las redes sociales explotaron inmediatamente en lamentos y enojo al saberse la noticia. Los detalles fluían en una pasarela de incredulidad que verdaderamente daba grima. Aún la da. Y la seguirá dando cada vez que se recuerde el caso.

Yo dije en Twitter que la única motivación aparente que puede tener una persona como la que ayer cercenó 26 vidas, es la de formar parte de la macabra lista de barbaries similares en Wikipedia.

Desde ayer hemos visto un revivir de un mensaje que se le atribuye a Morgan Freeman (que probablemente es un hoax). Leí una versión parecida tras la masacre de Aurora, en la premiere de The Dark Knight Rises. Y aunque el mensaje podría no ser de Morgan Freeman, en cierta manera estoy de acuerdo con el contenido del mismo.

Haciendo uso de una generalización que no soy muy dado a usar, creo que la prensa se ha prostituido. Los medios noticiosos ya no existen para informar, sino para exacerbar el morbo de una población ávida de crudeza. Una avidez enfermiza que no solamente desdice mucho de quienes consumen esas “noticias”, sino también de quienes las producen. Los medios usan “la verdad” como excusa para resaltar lo más podrido de la sociedad. Y en eso, estoy de acuerdo con “Morgan Freeman”.

¿Ejemplos locales? Una caterva. Noticias SIN y Telenoticias 11, junto a sus dos celebrities, Alicia Ortega y Roberto Cavada, compiten de manera brutal por ser los primeros en mostrar cadáveres, víctimas de violación y actos de barbarie humana. Periodistas como José Checo y Evelyn Peguero han publicado en sus cuentas personales en Twitter imágenes simplemente innecesarias, bajo el alegato de que “informan” a sus seguidores. Ambos se disculparon posteriormente a sus gazapos, pero asombra que no hayan usado el freno que todo comunicador debe mantener “pisado” para hacer su trabajo sin herir a nadie.

Y ante esta pasarela de desfachatez, no puedo menos que preguntarme: ¿No será que “Morgan Freeman” tiene razón? Este es el alegado comunicado del actor, en una traducción libre:

APAGUEMOS LAS NOTICIAS

La brillante opinión de Morgan Freeman sobre lo ocurrido ayer:

¿Quieren saber por qué? Esto puede sonar cínico, pero he aquí el por qué.

Es por la manera en la que los medios reportan estos casos. Examinen el tratamiento de celebridad que las noticias le dan al asesino del cine en el estreno de The Dark Knight Rises, así como al asesino del centro comercial en Oregon. Dylan Klebold y Eric Harris son hoy nombres muy conocidos, pero ¿sabe usted el nombre de alguna de las víctimas? Personas perturbadas que podrían darse un tiro en el sótano de sus casas ven las noticias y se animan a intentar superar lo que hizo otro tipo haciéndolo aún peor a fin de irse de este mundo de una “manera memorable”. ¿Por qué elegir una escuela primaria? ¿Por qué matar niños? Porque eso les garantiza que serán recordados como unos monstruos horribles, en lugar de unos don nadies.

El artículo en CNN dice que el número de muertos se mantiene, esta matanza quedaría como la segunda peor de la historia sólo detrás de la de Virginia Tech, como si de alguna forma las estadísticas hiciera peor una masacre sobre otra. Luego publican una entrevista en vídeo donde niños de tercer grado narran todo lo que oyeron y vieron mientras ocurría la balacera. Fox News ha pegado la cara del asesino en los reportajes por horas. ¿Algún artículo se enfoca en las víctimas e ignora la identidad del matador? Ninguno hasta donde he leído… porque eso no vende. De manera que ¡felicidades prensa amarillista! Acaban de encender la mecha para que alguien más intente superar esta barbarie y arrase dentro de una guardería o en una sala de maternidad.

Usted puede ayudar olvidando que alguna vez leyó el nombre del asesino y en su lugar recordando el nombre de al menos una de las víctimas. Puede ayudar haciendo donativos a instituciones que trabajen con salud mental en lugar de insistir que el control de armas es el problema. Puede ayudar simplemente apagando los noticieros.

¿Qué piensas tú?

Comenta, sin vergüenza