Ya no hay caballeros

Ayer vi una de esas cosas que me hacen pensar que sinceramente soy un pendejo. Entré al parqueo del Bravo Enriquillo y delante de mí iba una jeepeta. Por cosas del destino, habían dos parqueos vacíos y nos estacionamos uno junto al otro y así vi que de la jeepeta se desmontaba una pareja. Subieron primero y cada uno tomó un carrito. Supuse que se iban a distribuir el trabajo, pero luego los vi andando juntos en los pasillos conversando animadamente, enlazados en un tierno abrazo y arrastrando sus respectivos carritos.

Hice mi compra y cuando fui a pagar tendría unos veinte artículos en mi carrito, así que me puse en una caja normal. Entonces la misma jeva llegó sola con su carrito y me pidió, con voz melosa y sospechosamente amable, que si podía dejarla pasar delante “porque llevo poquitas cosas”. La reconocí y como no vi a su consorte, levanté la mirada y lo vi, tres cajas hacia la derecha, pidiéndole el mismo permiso a una mujer. Con la cara del que se siente burlado, me negué diciendo que yo también estaba con prisa y no dije nada más.

La mujer se quedó muda, segura de que había escuchado mal. ¿Cómo era posible que su técnica de seducción abusiva le había fallado conmigo? Habrá pensado que soy homosexual o un simple descortés y fue entonces que dijo “claro, es que ya no hay caballeros”.

Yo guardé silencio, detenido por una fuerza desconocida en mí (ah, las vacaciones me llenan de paz). En eso, vi a lo lejos que la mujer también le negó el favor al parejo de la jeva y le dije “mire, amiga, parece que para su marido tampoco hay caballeras”.

La tipa sólo dijo “¡Idiota!” y se fue a otra caja con su sonrisa de Telechica Nais y eventualmente consiguió su objetivo con un incauto varón. El hombre, claro está, cambió de caja prefiriendo una donde había una señora. La sonrisa y la cara de perro poodle mojado convencieron a la doña y también le cedió el paso. No vi cuando se fueron, pero imagino que habrán estado conformes con su pequeño acto de viveza.

Este es un incidente muy trivial y a la vez muy revelador… no sé si ustedes piensan como yo, pero hay que fijarse el nivel de maldad y aprovechamiento al que nos estamos acostumbrando. Cuando una pareja entiende que su prisa es tan importante como para fingir que andan solos y con compras pequeñas, e importunar a los clientes que estamos en las cajas normales en vez de utilizar las cajas rápidas, la verdad es que no me cabe duda de que el tigueraje está metido en el tuétano de los dominicanos.

13 Comments Ya no hay caballeros

  1. Rocío

    Bueno Darío, te confieso que es la primera vez que leo sobre una táctica como esa y que jamás se me hubiese ocurrido algo así. Efectivamente hay que tener un tigueraje para eso, y probablemente si no hubieses llegado al mismo tiempo que ellos y te fijas en todo eso te hubiesen engañado. Quien sabe cuantas veces habrá pasado algo similar. Ahora bien, el tigueraje en el dominicano parece ser una cosa de antología, y cada vez es peor.

    Reply
  2. Annyris

    Totalmente de acuerdo contigo. Es espeluznante la cantidad de personas que quieren vivir de joder al otro. Me encantó lo que hiciste. Bien por ti, como dice la doña de las pamelas.

    Reply
  3. Solange

    Estoy sorprendida! me pasó hace poco pero fue todo lo contrario, estaba con mi abuelita y cuando fue a la caja una señora delante dijo que por que debía dejar a una doña pasar? mi abuela tiene 92 años y esta negada a dejar de ir al super, pero nadie le dio paso y tuvo que hacer su fila un martes de especiales en el bravo… la gente no deja de sorprenderme cada vez estamos peor!

    Reply
  4. Leonor Gonzalez

    Esa tactica no me la sabia pero es una variante de algunos que teniendo la misma cantidad de articulos que uno pretenden siempre “saltarse” el turno.
    Fijate, inclusive, que las situaciones que te describire se dan con mucha frecuencia y a veces no lo notamos y los actores son gente que cree pertenece a cierto “circulo exclusivo” que entienden NO DEBEN hacer turno:
    1ro. En las clinicas haciendo turno con las secretarias o en los bancos, existe un grupo de “cegatos” que nunca ven la gente en actitud de espera que esta delante y derredor suyo y se dirigen directamente a “lo suyo” con el fin de colarse.
    El otro dia hubo una barbara que no hizo cita, llego tarde, llamo al medico que estaba dentro de la consulta a su celular para rogarle que la recibiera que era una emergencia, porque “ella tenia prisa”. El no se lo permitio.
    2do. La senora Popof que siempre anda acompanada del chofer, guarura o en su defecto, de un peinado recien hecho, 10 libras de maquillaje y todo el postin del mundo, para dar a entender que es muuuy importante, se dirige directamente a quien da el servicio, no saluda, no pide permiso y tu como una momia, se identifica y tiene la cachaza de pedir lo que necesita y decirle al que la atiende: le puede decir a la senora que lo MIO es urgente y tu, ahí sentado al frente suyo…..porque eres invisible a sus ojos, imaginate, eres tan insignificante a su lado…..
    3ro. El que te acecha en un parqueo para cogerte el espacio en el que te ibas a parquear.
    4to. El que acelera cuando pones direccional y cuando ve que estas saliendo de un parqueo residencial para “coger alante”.
    Nos hemos convertido en una sociedad oportunista 1A.

    Reply
  5. Dashy

    Interesenta forma de salir rápido del super..pero les tengo una … el hombre usa la mujer embarazada casi pariendo para poder hacer los pagos en el banco, llegan ambos, el se sienta en un mueble a esperar y ella se va a la fila, como es obligatorio y por su condicion le dan el turno a ella,(la fila larguisima) luego ella llama a su esposo “fulano ven ya” muy descaradamente y él toma el turno de ella, todo los de la fila con la cara sorprendida y molestos por su accion, pero ellos felices se salen con la suya… es solo uno de los casos que se presentan a diario… y lo que a veces le hace a uno perder la fé en la humanidad como decia mi abuelita.. 🙂

    Reply
    1. Darío

      Yo vi una vez algo parecido pero menos descarado: Una anciana como de 250 años llega a una fila enorme. Obviamente, la dejamos pasar. Ella cambia sola su cheque y se aleja poco a poco… llega al área de espera y allí su rozagante biznieta (asumo yo) se pone de pie y se van. Lo que lo vimos duramos un rato comentando eso.

      Y hace varios años vi un caso que no me atrevo a contarlo porque cae tan en lo increíble que no creo que me lo creerían. En plena Navidad, las filas de Banreservas son inmamables más que nunca. Una embarazada que llega y se pone delante en la fila sin pedir que le cedan el paso. Alguien protesta y ella se voltea y le grita “¡Estoy embarazada!, ¿no lo ve?”. Ruda y descortés, pero ni modo, la ley es la ley. El cajero la hace pasar. Ella entrega su cheque. El cajero lo examina y procede a iniciar el canje. Le pide la cédula a la cliente… y ella comienza a cambiar de color… Frustrada y sin decir palabra le arrebata el cheque al cajero y se va, agarrándose la “barriga”… ¿Sabes qué era? ¡La jeva llevaba un bolso enorme simulando que era su embarazo! Por imbécil, dejó la cédula dentro del bolso y obviamente no la podía sacar delante de todos. Mira, me faltaron tripas para reírme, pero al final, son personas llenas de tigueraje. La jeva andaba con su batola de embarazo y todo. Sólo deseo que nunca logre salir embarazada, pa que no invente.

      Reply
  6. Judith

    jajajajajajaja óyeme que tigueraje! Estas limonadas son realmente limonadas, nos reímos por la ocurrencia, pero nos apena darnos cuenta a lo que hemos llegado como sociedad.

    Reply
  7. M.

    Wow… y aquí en este otro lado del mundo es al revés. El que está con más artículos si ve que hay alguien detrás con menos artículos, les pide “por favor” que acepte pasar delante. O sea, YO cuando estoy en fila con medio carrito lleno y veo alguien detrás de mí con pocas cosas, les ofrezco mi lugar.

    Reply
  8. Angie Castillo

    No,no,no, la verdad es que hay que joderse y excùsenme la palabra! Eso se ve en todas partes, estoy aqui en PR, y aquí es con las personas con “impedimentos” a veces ves que se desmontan de los carros con los bastones en la mano cargándolos y solo los usan cuando entran al sitio en cuestión y claro se te ponen delante y ni siquiera permiso te dicen.

    Reply
  9. Individuo

    Saludos, Mamey, por fin descubro su blog 🙂

    Yo suelo decir que si fuera presidente, mi primer mandato sería hacerle una transfusión a cada habitante del país, para ver si nos sacamos la corrupción de la sangre. No sé qué pasa con nosotros los dominicanos, ahora todo el mundo está compitiendo por ser el más tíguere, sociópata, jode-planes e HDSMM. Pero claro, como siempre, la culpa es de la sociedad o de los políticos. La eterna excusa. Los eternos chivos expiatorios.

    Me niego a admitir que la “cultura del tigueraje” forma parte de nuestra idiosincrasia. Si alguien demuestra que sí forma parte, yo perderé automáticamente el orgullo de mi nacionalidad. Aunque a pocos les importaría, al contrario, se sentirían más felices y contentos de vivir en una selva. Ojalá que al país no le tenga que caer encima una catástrofe que nos dé una “galleta sin manos” y nos espabile, antes de que lo hagamos por nosotros mismos.

    Reply

Comenta, sin vergüenza