Carta abierta a Sergio Bendixen

Al señor Sergio Bendixen,

No nos conocemos ni nos conoceremos porque la fugacidad de las circunstancias que motivan su presencia en mi país y lo apretada de la agenda de los pocos días que le quedan en él no permitirán que eso ocurra. Y además, porque no me interesa. Sin embargo, esas mismas circunstancias han provocado que usted sea, al igual que otros profesionales de la estadística, parte del circo mediático que tiene a nuestra patria saturada permanentemente desde hace cerca de un año. Por eso, en estos días usted es figura pública, protagonista y por ello, proclive a que se le cuestione de forma abierta.

Me animo a escribirle desde mi lejana galaxia personal simplemente por un detalle que me perturba, que hiere una cuerda muy sensible de mi bagaje profesional. No tiene que ver con los resultados que afanosamente su firma y todas las demás nos dicen lo que pasará el 20 de mayo. Soy un ciudadano sin agenda política que seguirá trabajando exactamente con igual ahínco sin importar un bledo cuál de los aspirantes finalmente obtenga la Presidencia del país. Mis habichuelas nunca han dependido de una filiación política, pero, reitero, hay un detalle de su discurso que me hiere y tengo la necesidad de expresarlo. Aunque a usted no le importe. Descuide, como ciudadano sin agenda política estoy acostumbrado a que no importe mucho mi parecer.

Ok, voy al punto.

Usted, como estadístico, defiende los resultados de sus estudios, lo cual aplaudo y endoso (supongo que cualquiera haría lo mismo). Lo que me parece tragicómico es que usted pretenda amarrar su convencimiento con una apuesta. Es brutalmente extraño (por decir lo menos) que usted como representante máximo de su firma, enlace sus hallazgos con un cheque de un millón de pesos. ¿Qué es lo que usted pretende? ¿Proyectar una imagen de que su encuesta es tan fiable que se atreve a poner sobre la mesa un millón de pesos para entregarlos en donación? Usted es una persona entrada en años, con las canas que revelan cierta experiencia. ¿Todavía no ha leído en algún libro de Coelho o una canción de Arjona que la credibilidad no tiene precio? Al menos, la mía… quizás su firma esté acostumbrada a esas tretas infantiles y pusilánimes, pero me preocuparía mucho que eso se volviera costumbre.

A mí me parece una bajeza de su parte. Una vagabundería. Una señal profundamente preocupante de que usted y su firma son capaces de cualquier cosa por dinero. Señor Bendixen, si usted necesita poner un millón de pesos para pretender comprar credibilidad, simple y sencillamente a usted se le está viendo el refajo.

La estadística es una ciencia formal, preciosa, inmensamente útil y valiosa, que debe ser ejercida con respeto y responsabilidad. Los resultados de una encuesta son una fotografía de circunstancias que condimentan un momento específico de un universo. La estadística no se equivoca nunca, como no se equivoca la matemática. Pero la forma en que se interpretan los problemas y se analizan los resultados cae dentro de la humana subjetividad y por ende, son proclives al error. Su encuesta y las encuestas de las decenas de firmas que han desfilado por los medios son todas el ejercicio de análisis de hombres y mujeres inexactos con un afán de vestirse de perfección e infalibilidad. Es una de las más endiosantes tareas. O endemoniantes, también.

Como profesional con buena experiencia en estadística y como alguien que sabe crear, leer e interpretar encuestas, siempre he estado seguro de las metodologías que he utilizado y convencido de que los resultados que he presentado son fiables y confiables. Pero nunca les he puesto precio para que sean creíbles. No entiendo por qué usted tiene que sacar un millón de pesos para que creamos en su encuesta, y peor aún, me ofende usted y ofende a cientos de personas que honesta y pulcramente realizan levantamientos en este país y en todo el mundo.

Con esta bajeza y ridiculez, usted me parece un mercader, un mercenario, un encantador de serpientes y una persona indigna de credibilidad alguna, gratuita o pagada.

Y además de todo, un mezquino. Porque si realmente tiene un millón de pesos para donar a una institución tan necesitada de fondos como lo es la Liga Dominicana Contra el Cáncer, debería dejar su bulto y su allante y donarlo calladamente, sin pendejas manipulaciones reñidas con las más centrales columnas de la profesión que dice ejercer.

8 Comments Carta abierta a Sergio Bendixen

  1. Diovanna

    Efectivamente, este señor con dicha conducta ofende a quienes con dignidad trabajamos en esta área y sabemos que la credibilidad no tiene precio, si sus resultados son reales o no, con o sin el millon de pesos, la verdad sera revelada terminada la votacion…

    Reply
  2. Melvyn Perez

    Lo que yo no entiendo es: ¿Porqué el no va a Juancito Sport y apuesta el milloncito ese?
    Las apuestas están -220/+140 a favor de Danilo Medina: http://bit.ly/MdySIt

    En síntesis: si apuestas $100 a Danilo y este gana te pagarán una ganancia de $40; si apuestas esos $100 a Hipólito y gana te pagarán unos $150.

    ¡Que vaya a Juancito Sport!

    Reply
  3. Bebelo

    Aqui va mi limon!

    Estoy en desacuerdo en un solo punto: cuando lo llamas “estadista”. El Senor Sergio Bendixen es cuestionable desde sus inicios. Primeramente, es Ingeniero Quimico sin ningun conocimiento de mercadologia ni mucho menos estadistica. Segundo, no es objetivo, aunque promociona su firma como “independiente”, fue estratefa de Hillary Clinton en la pasada campana y tiene raices en el partido Democrata de EU. Con solo saber esto ya se me prenden todas las luces de emergencia.

    PD: La tecnica de la apuesta no es mas que pataleo, es como una persona que sube la voz cuando no le hacen caso. En este caso, el es el unico de seis firmas encuestadoras que da a Hipolito como ganador y para no hacer el ridiculo hace semejante propuesta.

    Lean este articulo(en ingles):
    http://babalublog.com/2012/05/bendixen-worlds-worst-pollster-has-nothing-to-lose/

    Reply
    1. Darío

      Luego que pasen las elecciones, vendré con un seguimiento a este señor, y otra limonada comparando las encuestas y su exactitud. Espero que quede como lección para futuras elecciones.

      Reply
  4. William Galán

    Espero que este charlatán ponga su dinero donde puso su boca y entregue el dinero a Liga, seguimiento total a este tipo Darío.

    Reply
  5. Pingback: Un charlatán llamado Sergio Bendixen | 40 Limones

Comenta, sin vergüenza