De cómo conocí a Mía Jazmín

Esta limonada la escribí hace 25 años sin saber que llegaría a ser limonada. Está fechada 17 de agosto de 1987 y narra, en retrospectiva, mi encuentro con una niña-artista llamada Mía Jazmín Vidal Corominas, de entonces apenas 10 años. Hoy que Mía celebra su cumpleaños pensé que sería una especie de regalo por la fecha, así que pauté la publicación de esta limonada bien “retro” para hoy.

De cómo conocí a Mía Jazmín

17/08/1987
Mía Jazmín Vidal Corominas

Mía Jazmín Vidal Corominas en la actualidad

En uno de los más recónditos rincones de ese gran castillo que se llama el recuerdo hay una niña de 10 años, delgada y sonriente, vestida de azul claro. Recuerdo haberla visto junto a su familia un sábado soleado, fechado 29 de marzo de 1986, en el Mirador, donde yo acostumbro a caminar o correr.

Acompañaba a su padre y sus hermanitos David y Noemí. Yo andaba en mi recién construida bicicleta cuando me di cuenta de que el padre de los niños luchaba por encampanar una chichigua y me acerqué a la familia con esperanza de ayudar.

Recuerdo que fue David quien primero se me acercó y me saludó. Mientras el niño hablaba observaba a su padre -Don Benjamín Vidal- quien seguía intentando elevar el artefacto en el azul celeste. De repente David vio mi libreta y notas y le conté de mi afición de escritor de cuentos, a lo cual dijo el niño, con esa naturalidad que sólo la infancia concede, “ah sí, mi hermana Mía también escribe cuentos”.

La afirmación me pareció extraña, máxime tratándose de una niña. Miré su larga cabellera color miel mientras jugaba con Noemí y creo que sonreí incrédulo. Recordé que los niños tienden a exagerar y llegué a la conclusión de que no podía ser cierto que una pequeña pudiera construir cuentos “de verdad”.

Más tarde, cuando ya ni con mi ayuda logramos encampanar la chichigua y nos rendimos por la poca brisa que había, tuve que ceder a la realidad cuando Don Benjamín confirmó la afirmación de David con respecto a los cuentos de Mía Jazmín. Yo me limitaba a escuchar, asombrado, la historia de Mía.

Así la conocí, hace ya más de un año. Quedamos amigos esa tarde y mantuvimos el contacto con la promesa de volver a encampanar la famosa chichigua. Pronto conocí a Doña Iris Corominas, madre de los tres muchachos y esposa del afable Don Benjamín. Con el paso del tiempo llegué a leer muchos de los graciosos cuentos de Mía Jazmín y me alegré cuando empezaron a salir publicados en la prensa. El primero fue “La Lluvia”, que vio la luz en el periódico Hoy del 25 de abril de 1986 (un día después de su cumpleaños 11). Luego, en junio del año pasado, se publicaron otros más en los domingos literarios del Listín Diario, lo que le dio ya más peso a su trabajo. Además de todo, las ilustraciones de cada relato también son suyas, lo que le da mucho más valor a cada cuento.

Fue así como empezó Mía Jazmín a frecuentar los diarios, alegrando y sorprendiendo a la gente con su ágil e inocente narrativa. Se acostumbró a las cámaras, conoció periodistas de la talla de Carmenchu Brusiloff y se codeó con escritores “de verdad”. El mismísimo Profesor Juan Bosch la visitó en su casa ese verano. Tiempo después también la recibió el Presidente Balaguer en el Palacio Nacional, con lo que Mía tuvo contacto con dos presidentes del país, y dos personas muy ligadas a la literatura.

Un día me contaron que lanzarían un libro con sus primeros cuentos. El evento se pospuso en varias ocasiones pero finalmente se celebró el acto el 27 de marzo de este año, ¡casi al año de nuestro encuentro en el Mirador!

Luego de la publicación, Mía se volvió una especie de celebridad. Resultaba muy llamativo para la gente que una niña de 12 años tuviera interés por escribir y el coraje de publicar un libro. Me alegra saber que con tan corta edad esté tan motivada por las artes pues eso me da la esperanza de que será una mujer de grandes aportes a nuestro país.

Mía y Balaguer

Mía y Balaguer

La foto de la izquierda es mía

La foto de la izquierda la tomé yo durante la puesta en circulación de "Mis Primeros Cuentos"

Hoy tengo su primer libro en las manos. Leo sus breves y curiosos relatos y me sonrío tanto por lo jovial como por lo madura que resulta su lectura. “Mi familia y el madansagá”, “Anita y el caracol” y muchas otras historias forman parte de “Mis primeros cuentos”, en donde Mía Jazmín derrama toda su imaginación, armonizando sus metáforas con adjetivos llenos de colores y sonrisas. ¿Hasta dónde habrá de llegar esta pequeña escritora e ilustradora que ama la naturaleza, que canta alegremente a la vida y al amor?

Me alegro mucho de que tuve el privilegio de conocer a Mía Jazmín y a su familia cuando ella apenas contaba con 10 años.

3 Comments De cómo conocí a Mía Jazmín

  1. Alexéi

    Leo la historia de Mia Jazmín y no puedo evitar pensar en aquellos estímulos tempranos que recibí en el Calasanz por parte de mis maestros de lengua española. días aquellos cuando escribía versitos pareados ABAB y recitaba los poemas que estaban en el libro de lecturas “Sembrador” y mis asistencias a los encuentros poéticos de los sábados (organizados por Silvano Lora en Conde esq Meriño) me empezaron a crear inquietud. En días pasados hablaba con Ángela Hernandez (poeta y narradora que ha sido premio nacional de novela y poesía) en el sentido de que hay una muy buena tradición en narrativa y no nos damos cuenta o no la valoramos (uno de los tantos aspectos en los que tenemos la autoestima baja). En fin… Feliz cumpleaños a Mia Jazmin! 🙂 y ojalá algún día la tengamos de vuelta en el ambiente literario nacional.

    Reply
    1. Mia Vidal

      Definitivamente es tiempo de que vuelva al ambiente literario nacional, gracias Alexei por tus buenos deseos y por el incentivo … y gracias Darío por haberme dado ésta vuelta ” en barra” al pasado en tu emblemática bicicleta que tan bien recuerdo :)…creo que es hora de publicar los tantos libros que he escrito y que tengo aquí guardados !! Que regalo tan lindo me has dado!!

      Reply
      1. Darío

        Pues ponle pilas, Mía Jazmín 😀 Anótame en el número de quienes quieren leer nuevas historias tuyas. Me imagino que la experiencia en Sudáfrica te habrá dado cantidad de ideas. ¡Bienvenidas sean!

        Reply

Comenta, sin vergüenza