NoLu XXX

“Hoy es la Noche Lunática XXX”, me dijo Alexéi como si no me lo hubiera dicho varias veces antes. O como si no recibiera sus mensajes en Facebook. O como si yo mismo no lo recordara. “Y además hoy es 11 del 11 del 11 y a las 11:11 me voy a encuerar en Guloya”. Luego de mearme de la risa y ahogarme con la respiración cortada, le dije “Ok, tienes mi atención”.

“¿Cuento contigo?” preguntó tentativo. “Claro que sí”, respondí como tantas veces en las que al final no iba. Sólo que esta vez sí iría.

Las “NoLus” tienen un tremendo encanto para mí. No soy poeta ni “performero” y hace meses que escribo un texto mutante que ya no se parece a lo que empecé. Aún insiste en llamarse “La tercera teta” y pretendía leerlo hace como diez lunas. Pero aún a falta de motivos, me embrujan estos encuentros con el desencuentro, donde la regla primigenia es que no hay regla alguna. Se declama, se canta, se actúa… a una luna erótica y puta se clama con cualquier cosa que exprese humanidad o ausencia de ella y uno como que se envuelve en complicidades con todos los que acuden al ritual. Si acaso algo es seguro, nos divertimos.

La diversidad es requisito que queda garantizado desde que llegan los primeros dos, y hasta los fijos se transforman y la repetición se manda al carajo. Por eso no basta ir a una sola NoLu para entender de qué va el juego, porque no hay una que se parezca a la anterior y ambas serán distintas a la siguiente. Treinta veces se ha abierto el micrófono y descorrido el telón de la vergüenza para cualquiera que le apetezca contarnos con palabras o imágenes lo que lleva por dentro… o por fuera.

Admiro la tenacidad de Alexéi que hoy llega a treinta NoLus. Aplaudo el respaldo de Viena y Claudio que acogen esta ecléctica ágora de la expresión autosuficiente del ciudadano de a pie. Un espectáculo sin presupuesto que continúa convirtiéndose en referente de la poesía sin nombre del Siglo XXI. El Teatro Guloya, en la Arzobispo Portes 205 en la nunca vieja Zona Colonial, continúa siendo el nido desde el cual, cada viernes de Luna Llena, los lunáticos se reúnen a mirarse con luz plateada.

…y felizmente, Alexéi no se encueró.

2 Comments NoLu XXX

  1. Alexéi

    jajajajajaja! no creo que ni los lunáticos ni los selenitas hubiesen querido ver semejante espectáculo… 🙂 a mí me encanta que cada NoLu es camaleónica, con su propio vibratto y su latir particular. y esta trigésima rindió honor a sí misma siendo (hasta ahora) la más random de todas. Gracias por tus palabras y por el apoyo de siempre!

    Reply

Comenta, sin vergüenza