Sonho Meu, o cómo me enamoré de Brasil

Mi fascinación por all-things-Brazil es bastante conocida por la mayoría de mis amigos. Lo que  probablemente no he contado antes es cómo me enamoré de Brasil. Esta es la historia: Hace ya 22 años yo laboraba para la Fundación Cultural Dominicana del Lic. Bernardo Vega, y una de mis compañeras de trabajo, Eunice Lara, una mujer exquisita en su trato y sus gustos, un día me prestó un cassette para que lo escuchara. “Es música brasileña” me dijo. “Pero yo no sé brasileño” repliqué en mi imberbe ignorancia. “Sólo escúchalo. Te gustará” dijo mi amiga con demasiada seguridad.

Cassette

Esto era un Cassette

<NOTA_AL_MARGEN>
Cassette: Mecanismo de grabación de audio en una cinta magnética que luego podía ser reproducido. Fue muy popular para compartir música hasta que el CD lo arrolló. Ya sólo aparece en el Centro León u otros museos. Aclaro esto pues ya hay demasiadas personas que no tienen ni idea.
</NOTA_AL_MARGEN>

Beleza Tropical

Beleza Tropical

El cassette se titulaba Brazil Classics, Vol. 1: Beleza Tropical. “Clásicos de Brasil, primer volumen: Belleza Tropical”, pensé diciéndome que el “brasileño” era un cachú en spray. Pues bien, que agarré el cassette y lo puse en el radio de mi carro. La primera canción me pareció loquísima, Ponta de Lanca Africano (Umbabarauma). Había escuchado una que otra Bossa Nova y tenía una idea muy pulcra de lo que era la música de Brasil. Cuando la voz de Jorge Ben entró en mis oídos no pude menos que preguntarme “¿Y qué’jeta vaina?”. Tiempo después supe que Ubabarauma es un canto en los estadios de fútbol de Brasil, un chant al futbol. ¡Genial!

Ahora bien, con la segunda canción, quedé prendado para siempre. Para S.I.E.M.P.R.E. Sonho Meu se llama la segunda pieza, y es interpretada por un dúo de voces femeninas, María Bethânia y Gal Costa. Verdaderamente no estaba preparado para ese choque de melodías, voces tan distintas como armónicas y una profunda sensualidad. Ahí, con esa canción, nació mi amor por Gal, por el tropicalismo, por la Música Popular Brasileña.

Escuché el resto del cassette pero volví  a Sonho Meu una y otra vez. Era el final de la década de los ’80, sin Grooveshark, sin iPods, sin Internet, sin Napster, sin MP3, sin Beijos e Abraços com Raquel e José, sin el mítico Berimbau de Plaza Andalucía. Todo mi contacto con la música de la verdeamarelha era ese cassette, que se convirtió en mi Embajador Oficial, mi ventana hacia la cultura do Brasil.

La próxima quincena fui a Musicalia y busqué el CD, y lo escuché tantas y tantas veces que terminó rayándose. Lo volví a comprar y lo tuve hasta que me lo robaron, pero ya estábamos en la época de los MP3 y lo tenía en mi mp3teca…hasta que un día el disco duro donde tenía mis canciones decidió que era buena idea dañarse sin dar ni un aviso.

Hace poco se me ocurrió buscar el álbum nuevamente y mi pana Sergio Sánchez me hizo el favor de decirme dónde podía “comprar” esta antología de preciosidades. Y de entonces para acá ya perdí la cuenta de las veces que he escuchado todo, reviviendo mi primer amor.

El resto del álbum es bien interesante. Destaca otra de mis favoritas, que en realidad es la canción que más me gusta del álbum, Um canto de afoxe para o bloco do Ilê (Ilê Aiyê), prácticamente a-capella, sólo una tambora africana acompaña las voces melodiosas del coro, un niño y Caetano. Simpleza y belleza en 3 minutos.

Más adelante, Chico Buarque hace dúo con Milton Nascimento para cantar Cálice, una reflexión sobre cómo Jesús se pudo sentir cuando le llegó su hora.

En fin, es un álbum con 18 chulerías, una excelente manera de iniciarse en el tropicalismo y la música popular brasileña. Es un trabajo rico en emociones. Altamente recomendado.

9 Comments Sonho Meu, o cómo me enamoré de Brasil

    1. Darío

      Tropicalia como de antes del tropicalismo comercial, o el álbum que lanzaron por los ’70? Tengo de ambas épocas, y la maravilla de ello es que cuesta mucho determinar lo comercial de lo que fue canción social, porque la línea es bien difusa.

      Reply
  1. Walkiria

    ay yo me enamoré de Brasil como con 11 años por un programa que veía de niños que viajaron en el Amazonas. Desde entonces, siento una gran simpatía por ese pais y me muero por conocerlo!

    Reply
    1. Darío

      Brasil está lleno de contrastes… así cómo es de interesante, tiene también mucha pobreza. Pero a nivel de cultura, realmente creo que no hay nada que sele compare.

      Reply
  2. Paola Chaljub

    Que lindo escrito!!…me confieso enamorada del acento de los brasilenios….ufffffff!!!..su musica es igual de encantadora!
    *me rei un monton con la nota al margen sobre el cassette y me identifico muchisimo con aquello de que sirvio para compartir musica…yo hasta grababa musica de la radio al cassette…jajaj

    Reply
  3. Sergio

    He buscado mucho este disco, gracias. Me llegó el CD hace muchos años no se de donde y ya está todo rayado. Hermosa selección, para enamorarse de Brasil y su música. Para mí Leaozinho…

    Reply

Comenta, sin vergüenza