¡Regálame un post!

Dice Johanna que casi no salgo en la foto

Dice Johanna que casi no salgo en la foto

Yo cumplo años hoy. Sí, son 43 almanaques que he deshojado y eso comienza a pesar. Mi día ha transcurrido con muuuuucho trabajo, interminables y benditas felicitaciones que todavía tengo que responder (lo haré una por una, ténganme paciencia), un divino bizcocho que mis compañeros en AdVentures me trajeron (y me sorprendieron, a pesar de que pensaba que no lo lograrían, pues estaba al pendiente de todo). En fin, ha sido un día muy bacano.

Hablaba con mis amigos Arturo y Claudia y se me ocurrió una idea. ¿Por qué no pedir un regalo de cumpleaños a mis lectores?

“Cumpleaños” irremediablemente tiene que ver con “regalos”, y sinceramente los más importantes son esos regalos emocionales que han sido tan abundantes hoy día. Y como hoy tengo derecho a que se me cumplan los deseos, lo que deseo de mis lectores es algo muy simple:

¡Regálame un post!

Agarra tu blog, ese mismo que quizás tienes abandonado… o si quieres abre uno nuevo en WordPress.com, Blogspot o Tumblr, y escribe un post sobre algún tema que te interese en esta semana. Así de sencillo. Toma un tema de tu interés, de lo que te guste, de lo que haces en la oficina, de tus hijos, de la política, de la pelota, de… ¡de lo que quieras! No se trata de que escribas sobre mí (tan narcisista no soy). Seguro que hay sotopocientas cosas más interesantes que yo; escribe sobre lo que mejor conoces. Confecciona un post algo que quieras decir y publícalo. Ese será el mejor regalo que me darás, te lo aseguro.

Publica tu blog y tu post en los comentarios, y te prometo que lo leeré y seguramente dejaré algún comentario aunque sea de aplausos. Si sientes que te faltan ideas sobre lo cual escribir, aquí te dejo algunas sugerencias.

¡Anímate! Escribe un post a partir de hoy hasta el sábado 28, y con ello mi cumpleaños será verdaderamente feliz.

¿Quién dijo “yo”?

Seguramente no es difícil descubrir cuáles son mis intenciones con esta petición de “regalo de cumpleaños”. Yo quiero (insisto) reanimar la blogósfera dominicana. Quiero que volvamos a escribir en los blogs. En el fondo, aspiro a algo más grande: que conformemos una comunidad diversa y plural que haga una cosa permanentemente: Crear opiniones. Que seamos muy fuertes en eso, en fomentar el debate, en expresarnos y en plantear lo que pensamos. Yo creo que debemos pasar del “likerismo facebookiano” y la simple “chercha tuitera” a algo más permanente, algo que nos proyecte como personas, pero sobre todo, como miembros de una sociedad contestataria. Para ello, empecemos con lo sencillo: Escribir. Escribamos y empecemos a generar el hábito. Luego, todo será muy fácil.

Así que… ¿quién dijo “yo”?

7 Comments ¡Regálame un post!

    1. Darío

      De eso se trata. Lo que quiero es que volvamos a escribir, a crear opinión y conciencia. Tengo esa “cruzada por la blogósfera” y aspiro a que muchos se unan. Es un plan que a todos nos beneficia.

      Reply
  1. LUICHY

    ER DIABLO E´ QUE VA QUECHA´

    La universidad de la calle, de la vida, de la experiencia, universidades todas, nos enseñan gran variedad de soluciones a diversas situaciones que no veríamos ni en “sueños”, desglosadas en una pizarra por facultativos de la “vida” investidos de cualquier titulo “universitario”.

    Resulta que los “métodos” antiguos de “crianza”, resultan ofensivos y carentes de toda lógica. Ya no se le puede dar una pela a un muchachito malcriado, porque es abusivo y atenta contra el normal “desarrollo” del niño. Con razón o sin ella, los antiguos métodos, surtían efectos instantáneos en la conducta del menor, de esto puedo dar fe y testimonio.

    Actualmente, para llevar a cabo cualquier actividad de “licito” comercio, conviene saber de antemano la hoja de vida de nuestros “clientes”. Hay que conocer su procedencia (al menos 4 generaciones de ancestros), rango abolengo, cuanto tiene y de donde lo saco (ya hasta hay que saber si ha pagado algunas tetas por ahí).

    Si vas a comprar un carro a menos que sea “nuevo de paquete”, debes averiguar los datos de todos los dueños que ha tenido, sin obviar el “escrutinio” a que es sometido en “Plan Piloto”. Ya es cosa del pasado la compra de buena fe, el pacto entre caballeros y ni hablar de que “mi palabra es un templo”. Peso mato a morisqueta.

    Lo mismo ocurre cuando se pretende adquirir una vivienda o apartamento. Por un lado, los bancos te someten al mas riguroso de los “cuestionamientos de solvencia” (tienes que demostrar que tienes el poder adquisitivo para comprar no uno, sino diez apartamentos y que solo te interesa comprar otro para “enganchar” en la pared de la sala, un cuadro que compraste la ultima vez que estuviste en Suiza), pero estos mismos bancos, no escudriñan a los “promotores” que construyen los bienes inmuebles, y te dejan a ti también la tarea de “conocer”, la procedencia de los recursos con que estos fueron edificados (MALDITA VAINA).

    Cuando un medico te da un “cariñito” y luego te preescriben una receta para resolver algún problemita de salud, debes averiguar antes de “ingerir” la dichosa medicina, de cual “laboratorio” salio so pena de ingerir alguna “agua de tenis” elaborada en algún patio por algún desaprensivo de esos que abundan aquí (OTRA MALDITA VAINA).

    también resulta que algunos “vivos” dueños de estaciones de gasolina, preparan mezclas inimaginables para rendir la que tienen en existencia para la venta, y terminas comprando “gasobasura” de la buena. Ahora hay que especializarse en “análisis visual” de combustibles y demás yerbas, o terminaras llevando tu auto a los “desguesaderos” que llamamos “Talleres de mecánica” (Y QUE SIGA EL ENTIERRO).

    Ni hablar de lo que a diario nos llevamos al estomago (eso es otro lío), la publicidad engañosa de algunos productos y servicios, los discursos carentes de imaginación de nuestros “políticos”, etc, etc…

    Nuestra realidad es que cada día “aprendemos” una nueva forma de engaño o de estafa, lamentablemente algunas apadrinadas por el estado, otras por el contrario, producto de la ignorancia o ingenuidad (es casi lo mismo), de los mas despistados o “chambones”. Eso de que aquí se conoce al calvo con sombrero, al cojo sentao´ o al ciego durmiendo, hace rato que individuos como “Junior capsula”, el capitán Quirino, el empresario Arturo del Tiempo, las hijas de Milton y toda esa clase de malandrines que aun están por destaparse en nuestra sociedad, nos lo han desmitificado dando paso a otras como: “ponte chivo”, “cuarto en mano y culo en tierra” y toda una enciclopedia de frases de nuevo cuño en alusión a “ESTAR ALERTA”, como diría mi primo Guaro: ER DIABLO E´ QUE VA A QUECHA´!! sin careta y a mano pela´ (agrego yo).

    Reply
  2. Jose Gregorio

    Alguien sabe porque los choferes dominicanos son tan solicitados en los Estados Unidos??

    Bueno pues porque estamos entre los mejores choferes del mundo por habilidades que hemos adquirido y que muy pocas personas tienen, como las que les comento a continuación:

    1. Porque tenemos agilidad felina para esquivar obstáculos. Esta habilidad la hemos adquirido aprendiendo a esquivar los carros de concho y los suicidas perdón quiero decir taxistas.

    2. Porque tenemos una vista de águila y una especie de sexto sentido para prever donde puede salir un peatón distraído. Esta habilidad la hemos adquirido esquivando a los moto-conchos o como les llama nuestro presidente moto-taxis quienes parecen andar en la calle locos por encontrar con los atropelle.

    3. Sabemos cuándo tenemos que alejarnos de un vehículo para salvaguardar nuestra vida y la de nuestros pasajeros. Destreza esta adquirida por la experiencia que nos ha enseñado que cuando andamos en el vehículo más grande somos los que mandamos en la calle y si aparece
    uno más grade que nosotros hay que pasarle de lejitos.

    http://lachicharrard.blogspot.com/2011/05/choferes-dominicanos-en-ny-alguien-sabe.html

    Reply

Comenta, sin vergüenza