Tengo algunos privilegios que nunca supe que eran privilegios hasta que entendí que otras personas no tuvieron los mismos. Uno de esos privilegios fue tener una familia preocupada por inculcar en mí esa educación que no se aprende en libros o sentado en un pupitre.

De niño andaba mucho con mi madre por las calles de Santo Domingo. Un episodio de esos quiero recordar hoy. Caminábamos cerca del tristemente célebre “Huacal” (una oficina gubernamental) y era bien temprano en la mañana.

De repente, mi vieja (a la sazón no tanto) se detuvo en seco y yo sentí el jalón que me dio agarrándome por el cuello de la camisa. Me miró fijamente y puso su dedo índice frente a los labios indicándome guardar silencio.

Confundido, miré a mi alrededor sin comprender lo que pasaba, pero sólo fue cuando vi a Doña Mildred mirando hacia el otro lado de la calle que empecé a entender.

Un batallón de la Policía Nacional estaba en la explanada de la sede de esa organización. La formación era perfecta, erguida y derechita. La banda tocaba el Himno Nacional e izaba nuestra bandera. Yo nunca habia escuchado el canto patrio en vivo ni presenciado un izamiento.

¡Qué linda!

¡Qué linda!

También noté que todos los demás transeúntes se habían quedado inmóviles, todos mirando en dirección a aquella escena mañanera. Quedé impresionado.

Una vez finalizó el acto, todas las personas “mágicamente revivieron” y retomaron su ritmo anterior.

–Mami, ¿y por qué todo el mundo se paró? -fue la primera pregunta.

Y entonces ella me dio una simple frase como respuesta:

–Porque todos respetamos el Himno y la Bandera.

Años después me dieron una materia en el colegio que se llamaba “Educación Moral y Cívica” que me parece que pasó de moda y ya no forma parte del pensum escolar. La profesora Belén Deñó en algún momento preguntó retóricamente lo mismo que yo pregunté esa mañana frente al Palacio de la Policía. Y sin esperar que terminara, desde el fondo de la fila yo alcé la voz para repetir las palabras de mi madre.

–Porque todos respetamos el Himno y la Bandera.

Ni olvidé la sonrisa de doña Belén ni he olvidado la mirada de doña Mildred mientras se alzaba la Tricolor embuida en los acordes del glorioso Canto a la Patria.

Y yo me pregunto:

¿Estamos enseñando a nuestros hijos a respetar esos símbolos patrios?

Olvidémosnos de los políticos, los ladrones y los azarosos (aunque sean palabras sinónimas). Olvidémosnos de la falta de oportunidades, de la precaria salud, de los problemas de transporte.

La educación cívica y moral es algo del hogar, que yo lamento que no se enseñe ya en las escuelas como en mi infancia, pero al final, esa educación no depende del Estado ni del colegio, sino de nosotros, los padres. De nuestros valores, orgullos y amores por algo más grande que nuestra minúscula realidad personal.

Por eso, recuerdo aquella mañana como un privilegio. Porque realmente lo fue.

29 Comments Un privilegio

  1. Gustavo Villavizar

    A mi me enseñaron también algunas de esas cosas que dices 😛

    Recuerdo que hará cuestión de unos 4 años cuando trabajaba en los alrededores del Palacio Presidencial en la mañana cuando bajaba para mi trabajo a eso de las 8 poco más o menos, en el momento en que izaban la bandera yo iba caminando muy quitado de bulla con mis audífonos puestos, de repente miro adelante y veo varias personas de pie, algunas seguían caminando, luego en la calle ví tres vehículos que se habían detenido por completo y otros indulgentes detrás tocando bocina. Cuando giré la vista a la izquierda vi que estaban izando la bandera, y sin pensarlo dos veces me detuve, me quité los audífonos y esperé a que terminaran para seguir mi camino.

    ¿Por qué recuerdo ese momento en particular? A mi me enseñaron en la escuela que cuando se escucha el himno o se iza la bandera uno debe estar de pie, erguido, en silencio, mostrando nuestro respeto a esos símbolos patrios. El problema es que cuando salí de la escuela en eso del 2003, jamás ni nunca volví a escuchar el himno, ni volví a ver que izaran una bandera, así que prácticamente lo había olvidado.

    Esa imágen me hizo recordar lo que me enseñaron mis profesores, y desde entonces no lo he vuelto a olvidar, aunque luego de esa epoca no he vuelto a ver izar una bandera ni a escuchar cantar el Himno Nacional Dominicano.

    Cuando tenga mis hijos pienso inculcarles eso que me inculcaron a mi, porque las enseñanzas de mis mayores son el único legado que le podrán dejar a las futuras generaciones, así que yo me encargaré de que no se pierdan. Mi padre no me dejará una fortuna para gastar, ni una empresa para administrar, pero me dejara una crianza y costumbres morales como es debido, y eso mismo voy a transmitirle a mis hijos, si Dios me lo permite.

    Buen post Darío, me hizo recordar una época de mi vida que me gustó bastante.

    Reply
    1. Darío

      Pensamos igual, Gustavo. Y es lo que procuro hacer con mi pichona. Da brega, pues hay demasiado personas “en contra”, pero hay que hacerlo.

      Reply
  2. Dominicano

    tienen razon e linda pero, lo que no es lindo son un grupo de dominicano asarozo ladrone politicos y militares que se hacen rico robando al pueblo, deberian de morirse todos.

    Reply
    1. Darío

      Aunque no lo creas, estoy muy de acuerdo contigo. Realmente da pena la clase política que nos gobierna. Y pocas esperanzas de cambio vislumbro. Sin embargo, los malos políticos no se van a ir mientras nosotros no mejoremos como personas y aprendamos a exigir nuestros derechos y a pedir cuentas de lo que han hecho. Todo eso, requiere educación. Así que volvemos al principio.

      Reply
  3. Manuel Esolastico

    Todo esto está muy bien. Propongo que cada una escuche una emisora que a las 12:00 del mediodía toque nuestro Glorioso Himno Nacional. De seguro que las emisoras que no lo tocan no querrán quedarse sin audiencia y en poco tiempo todas pondrán el Himno Nacional a la hora en regularmente el Dominicano acostumbra a almorzar. Igual para las 8: AM.
    Creo que esta acción puede ser más efectiva que cualquier foro al respecto.

    Reply
    1. Darío

      No creo que eso funcionaría, Manuel, aunque de hecho ya se intentó algo parecido. Hace años, era por ley que las emisoras tocaran el Himno Nacional al mediodía… la cosa es que como quiera, más que “meterle por ojo, boca y nariz” el Himno a la gente, no los hará amarlo ni respetarlo, sino quizás lo contrario.

      Yo siempre he sido partidario de que en los actos oficiales (toma de poseción, eventos donde vaya el Presidente) el Himno Nacional sea tocado y cantado completo, sus doce estrofas. Nuestro Himno es precioso completo, y eso me parece que podría ser una alternativa.

      Pero hay que educar, hay que hacer que la gente se apropie de lo patrio.

      Reply
  4. Gabriel Madera

    yo tengo gravado un video en mi BB de mi hija de 3 añitos cantando el himno nacional.

    Reply
  5. Madeline

    Soy hija de padres Dominicanos y naci y me crie en Estados Unidos. Hace unos años residi en RD por cuestiones de estudios. Recuerdo que conocia muchos ñinos que ni “los padres de la patria” sabian quien eran (Duarte, Sanchez, y Mella…por ciaca LOL!) y mucho menos el Himno Nacional.

    Recuerdo que aunque naci aqui, mi madre me enseñaba cosas basicas de RD, como estas. Y gracias a eso me identifico mucho con MI cultura y me siento mas dominicana que muchos de los que residen alla.

    Es verderamente triste que estas costumbres se esten perdiendo. Como cuidadanos Dominicanos es importante inculcarle estos conocimientos a la generaciones surjentes. Si lamentablemente no se este enseñando en las aulas, es responsabilidad de los padres y tutores inculcarles estas costumbres para que sean cuidadanos responsables y con conocimientos.

    Reply
    1. Darío

      Así como tú, conozco varias personas, algunas ya ni hablan bien el español, pero no reniegan su origen latino y dominicano. Parece mentira que para querer la patria, parece que es necesario estar lejos de ella.

      Gracias por tu comentario. Un placer leer este testimonio, y alegrarme de que los “dominicanos ausentes” siguen siendo dominicanos, aunque estén ausentes.

      Reply
      1. Merengue

        Dario, es todo lo contrario, estamos mas presentes. No solo volvemos por la ruta del recuerdo como dice Blades, pero tambien estamos pendientes a todo lo que pasa. Somos mas que remesa$.

        Reply
  6. JeCs

    Y cuanta falta hacen estos valores patrios, cuanta ignorancia e irrespeto hay en nuestra sociedad.

    Necesitamos repuperar estos valores y lo podemos ligrar casa por casa y familia por familia.

    Se me lleno de nostalgia el alma al leer este post y los ultimos parrafos del comentario de Villavizar.

    Saludos,
    Juan E. Camilo

    Reply
    1. Darío

      Juan, empecemos por la propia casa. Eso es lo vital. Lo siguiente es hablar de eso con otras personas, compartir la experiencia, hasta si es necesario, “jalar por la camisa” a otros cuando suene el Himno Nacional.

      Gracias por la visita!

      Reply
  7. Carolin

    y sin darnos cuenta esos valores perdidos son los que hacen que la sociedad de hoy sea como es…y que los jovenes de hoy sean como son…aunque querramos taparnos los ojos y los oidos y hacer creer que no sabemos porque la juventud de hoy es como es..

    Reply
    1. Darío

      ¡Exacto! Si no se respeta la patria, si no se respeta la familia, si no se respeta las autoridades… y si nadie pide o merece respeto, ¿en qué estamos? Las cosas cambiarán cuando las cambiemos nosotros mismos. Sin esperar ayuda del vecino, sin exigir que otro cambie para cambiar yo. El cambio debe ser personal, pero así mismo, contundente.

      La sociedad sigue estando mal. Cambiemos nosotros y la sociedad, poco a poco, tendrá que cambiar para bien.

      Gracias!

      Reply
  8. Arnaldo Gonzalez

    Excelente Articulo.

    De verdad que se estan perdiendo esos valores.
    deben incluir la Moral y a Civica en las escuelas

    Reply
    1. Darío

      Yo nunca entendí por qué ya no se imparte esa materia. No es algo generalizado, porque sé que a mi niña le dan alguna materia parecida, pero no es como en mi infancia.

      Lo preocupante es que hace muchos años que los valores vienen en decadencia. Se aupan héroes de barro como los merengueros, bachateros, dembowceros, peloteros, etc. Pero no se cultiva el que haya gente orgullosa de la dominicanidad.

      Por eso digo, siempre que podamos, hagamos la diferencia. Hagamos que los demás sepan que ser dominicano no es malo, sino, algo digno de desear.

      Reply
  9. M.

    Se me puso “la carne de gallina” leyendo esto y los comentarios de la emoción.

    Yo propuse que el manual de Moral y Cívica se le enseñara a los niños desde pequeños y a los 10 años (y cada 2 años) se debiese hacer una especie de “examen”, para reafirmar los conceptos de Urbanidad, Moral, Cívica y RESPETO.

    Y me fui más lejos, por mí, le tatuaran el manual en el cerebro a la gente.

    Muy acertado… MUY acertado. Excelente.

    Reply
    1. Darío

      Esa misma idea quisiera implementar yo. Quizás es un tema de lo “acostumbrados” que estamos a que las cosas anden mal. Quizás también cae en el punto de que ya la “ética moderna” y la “psicología” no nos “permite” corregir a los hijos ajenos o llamar la atención a extraños… pero cuando era niño, a mí cualquier adulto (obvio, adulto pensante) me llamaba la atención y me corregía. Ya eso no se hace, y me temo que si lo hacemos tendríamos que empezar por corregir a los padres, más que a los hijos, por aquello del “children see, children do”.

      Me gustaría que hubiera más seriedad de parte de todos, en eso de las buenas costumbres… pero siento que es nadar contracorriente…

      Reply
  10. lmt®

    Parte de esta “perdida de valores” la tienen ademas de los políticos, los medios y la “lucha” por ganar rating y fama.

    Da pena ver programas serios, locutores, personalidades, canales locales de tradición, etc, hacerse eco de en siendo PAYASOS que esten pegados en la radio, novelas que mientras mas desnudos y besos apasionados tienen mejor…

    Se me puso la piel de gallina leyendo este post.

    Excelente Darío.

    Si pueden, les recomiendo leer este post que va por la misma linea de descontentos y perdida de valores. Si les es posible den sus comentarios.

    El DEMBOW, la MÚSICA y la EDUCACIÓN en República Dominicana. http://bit.ly/gMxWaF

    Reply
    1. Darío

      Aunque te vas por la temática de la “música” que se escucha, entiendo tu mensaje, y lo comparto. Una de las cosas que nuestra generación NO tiene son modelos dignos de seguir, y los pocos que han aparecido han sido muy efímeros.

      Mis padres tenían al Ché Guevara, a Caamaño, hasta a Fidel si les gustaba esa onda… nosotros tenemos … ¿a quién?

      Reply
  11. Martha

    Leyéndote, pues me llamo la atención el titulo del post, y al leerlo me sorprende que ahora veamos como privilegio, algo que hace unos años atrás formaba parte de la realidad. También me llevaste a revisar el indice del libro de Cívica de mi hijo adolescente (si,en su colegio se imparte la asignatura), y veo que se les habla de derechos humanos, sobre los movimientos sociales, la vida en comunidad, sobre la democracia, y otros temas….pero mas que los libros, el aprendizaje esta en la calle y en la casa, con nuestro ejemplo y con nuestras experiencias…nuestra vivencias, compartirlas con mi hijo…es una maravilla!.

    Contarle como participe en muchos momentos de recogidas de basura con INTEC-Ecologico, y ver como el se guarda la basura en los bolsillos y la trae hasta un zafacon y como le molesta ver gente que, con tanta facilidad, “jondea” por la ventana de su carro una botella vacia de agua o una funda de basura a plena calle…

    Ver como se entusiasma con el homenaje q cada año se hace a la bandera en su colegio e ir al colegio y ver a otros padres, el personal y ex-estudiantes participar con tanto amor, es para mi un privilegio.

    Gracias, Dario…fue un privilegio leerte. 🙂

    Reply
  12. Pedro

    Dario, excelente exposición. Para mi no hay acto más sagrado que la actividad de ver izar la bandera y cantar el himno nacional.

    Y tambien recuerdo la mañana en que una señora llamada Rosa (en los campos casi todo el mundo es tio o padrino) me dijo que al izar la bandera todo el mundo se pone en atención, se detiene y hasta que no dicen “Posicion Anterior” no puede moverse de la posición donde este.

    A veces quiero explotar cuando veo a ciertos “estudiantes” ver que en las oficinas gubernamentales se esta izando la bandera y ellos siguen como unos animales como si nada estuviera pasando.

    Reply
  13. Juana

    Y si uno no está orgullosa del Himno y la Bandera o su nacionalidad dominicana?
    Qué pasa entonces? Tiene una que inculcar a una prole un orgullo y un respeto que uno no siente? Eso no es Hipocresía? Soy dominicana, pero siento que eso es un error. No siento nada de apego por los valores y símbolos patrios y lo que representan. Soy de las que creo que si los Yankees nos hubieran invadido y conquistado en los 60s, fuéramos un mejor país

    Reply
    1. Darío

      Bueno, en ese caso, Juana, te toca inculcar los valores de otro país. Respeto tu punto de vista, aunque no te niego que me da pena que cada día haya más personas que piensen de esa manera. No puedo culparlos, ya que lo que nos ha dado la sociedad y los desgobiernos que hemos tenido no produce menos que desencanto y hastío.

      Difiero contigo en que seríamos un mejor país si hubiéramos sido invadidos y conquistados por los gringos. Bien cerquita está Puerto Rico para desmentir que “invasión” sea la solución a nuestra problemática. Ahora bien, los gringos tienen algo que siempre los ha puesto en ventaja en América: Educan a sus ciudadanos para que respeten las leyes. Mira el ejemplo de Taiwán, un país que cabe un par de veces en la República Dominicana, y que hace 50 años era bien pobre… a nivel de inversión en educación, hoy son una potencia tecnológica y tienen mucho mejor calidad de vida.

      ¿Por qué aquí no? Porque hemos descuidado la educación. Simple.

      Reply
  14. Angel

    No hay forma que si yo estoy en República Dominicana y escuche el Himno Nacional no me detenga en respeto al mismo, lamentablemente no todo el mundo piensa así, ya que son valores que se han ido perdiendo.

    Por ejemplo aquí en México hasta donde se todos los lunes en las escuelas se le rinde culto a la bandera – es una forma de enseñarle a los estudiantes sobre patriotismo.

    Saludos

    Reply
  15. Gitti

    Yo recuerdo vívidamente cuando papi nos llevaba al Montessori, deternos frente al Palacio de la Policía en el momento de izar la bandera. Y también me impresionaba grandemente cómo la actividad parecía “frizarse” por completo y reanudar una vez se terminaba el himno.
    En los colegios que mi hija ha estado he visto cómo muchos padres ni detienen el carro si el suena el Himno Nacional, enseñando con el ejemplo a no respetarlo. Es una pena, pero debo reconocer que esos son los menos.

    Reply
  16. Dora

    No he podido leer todos los limones porque son muchos, pero sí quiero dar mi opinión y cónchole Daríi, tú y yo como que pensamos muy parecido en muchas cosas.

    En estos momentos donde la mayor carga de la crianza de los hijos recae en nanas y colegios, muchas de esas cosas se pierden. Además hay muchos padres que entienden que todo, pero todo debe ser enseñado en los colegios, y no es así.

    Las cosas importantes como el respeto (en todos los sentidos), la tolerancia, la cortesía, etc… se aprenden en la casa

    Reply

Comenta, sin vergüenza