La Serie del Caribe debe cambiar o morir

Sigo el béisbol criollo desde hace casi 35 años, y por lo mismo me apasiona todo lo que tenga que ver con ese deporte, máxime cuando el color de mis Águilas está presente. Quienes me conocen saben que “yo sólo gano o pierdo una vez cada temporada”, que es una manera de decir que no apoyo otros equipos cuando las Águilas quedan fuera de competencia. En otras palabras, a nivel de apoyo, estoy vacante desde el 22 de diciembre pasado. Sí, lo sé, estamos jodidos los buenos Aguiluchos. 🙁

Serie del Caribe Mayagüez 2011

Serie del Caribe Mayagüez 2011

Sin embargo, con la Serie del Caribe siempre escuché a los demás diciendo que “hay que apoyar a la República Dominicana”. Me parecía lógico que el campeón local recibiera el monolítico y entusiasta apoyo de toda la afición de su país, ya que se decía que asistía “en representación” de su patria. Por eso, cuando llegaba febrero yo me vestía de “patriota” y apoyaba a cualquier equipo que hubiera ganado nuestro torneo.

Con el tiempo, comprendí que aunque es buena la motivación de “apoyar al país”, la realidad es que la Serie del Caribe no es una competición de países sino de campeones locales. Se parece, guardando las distancias, a la Champions League que organiza la UEFA con los campeones de cada liga de los países participantes. Cuando Milán se disputa la Champions, no es Italia, sino Milán. Cuando el Barça va por la Copa no es España, sino el Barça. Los trofeos ganados por cada club son de su pertenencia, y para verlos hay que ir a sus oficinas, no al Ministerio de Deportes. Lo mismo pasa con la Serie del Caribe.

No hay necesidad de apoyar un equipo local en un evento donde participan igualmente otros equipos locales, no importa que sea un tema de representación de países. Total, en el 2008 llevamos dos equipos y ustedes saben muy bien cómo fue el apoyo a ellos.

Pero igual, que a pesar de la acérrima rivalidad que tengo con los ocupantes del lado izquierdo del Estadio Quisqueya, genuinamente me he sentido bien cuando ellos han conquistado la Serie del Caribe, aunque después tenga que aguantarlos con su patétitco pavoneo diciendo que son lo ma’montro del mundo (cosa que, por demás, es delirio de grandeza). ¿Por qué? Porque yo soy un amante del béisbol y me da satisfacción cuando un buen equipo gana (no necesariamente por ser el representante criollo es bueno, pero es el que normalmente conozco mejor).

¿Entonces, cuál es el problema?

La Serie del Caribe que inició hoy en Mayagüez tiene demasiados años siendo un evento anémico, insulso y carísimo, que pasa sin pena ni gloria en casi todas sus ediciones. La Confederación del Caribe deberá revisar profundamente el formato de este torneo para hacerlo más abarcador o terminará desapareciendo.

La Serie del Caribe languidece de calidad porque es la última aldaba de una cadena de restricciones y abusos de la Major League contra las ligas de invierno, la cual pretende tener control de los jugadores durante todo el año, toda la vida, y todo momento. No haría falta mencionar casos de peloteros que quisieran ir a la Serie del Caribe y son impedidos porque “ya tienes que reportarte a la liga de la toronja”, o “tienes que descansar para los entrenamientos”. No ombe, al final la Serie del Caribe se está haciendo con equipos mermados de estelares.

Y los tentáculos de la MLB no sólo afectan a los estelares que darían brillo a la Serie del Caribe. Sabemos que están metidos hasta los tuétanos en cada liga de invierno, monitoreando cada juego y cada deportista que ve acción en los torneos locales. ¡Qué mardita zozobra es bregar así! Da pena cuando en un lineup de un equipo campeón, el jugador más destacado apenas ha sido Doble A en las menores. ¡Muchas gracias, MLB!

Hace falta sangre nueva

¿Cuándo veremos a Colombia, Nicaragua, Panamá… ¿Cuba? en la Serie del Caribe? Supuestamente para el 2012 se integrarían a la Confederación del Caribe las ligas de Colombia y Nicaragua, lo que obligaría un profundo cambio en su formato y duración. Ya la edición del 2011 empezó hoy y nada se ha dicho de ese tema.

Pienso que la inclusión de al menos dos nuevas ligas locales sería una bocanada de aire fresco a un evento deslucido. Y quizás sea determinante para la vida del mismo. Con el caso de Panamá, quizás haya que esperar un poco más, pues pareciera que este pequeño país está algo más retrasado en el desarrollo de sus ligas. Y con Cuba, bueno, quizás no sorprenda que Cuba esté fuera dada la tosudez y falta de visión de sus dirigentes actuales, los cuales se siguen creyendo los imbatibles del área.

¿Cambio? ¿Cómo?

Si a mí me pidieran opinión (cosa que no va a pasar, pero como ustedes están leyendo esto, les toca aguantarme), yo propondría un plan de reestructuración de la Serie del Caribe para modificar profundamente el formato. Propondría un plan donde se fomente una más fiera participación de los países de la Confederación DURANTE LOS TORNEOS LOCALES. Las ligas de Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana en el pasado han efectuado juegos interligas. Pienso que los mismos deberían formar parte del calendario oficial de todas las ligas de una manera definida. Quizás algo como dedicar la primera semana de diciembre a partidos interligas.

También hace falta un formato de eliminatorias y una serie final entre los que clasifiquen. Si la Confederación se ampliara a ocho, podrían crearse dos divisiones de acuerdo a geografía. Quizás Puerto Rico, Venezuela, Colombia y República Dominicana de un lado, y Cuba, Panamá, Nicaragua y México del otro lado.

Los cuatro campeones locales de cada división competirían por el campeonato divisional, y al final chocarían los dos campeones divisionales en un 7-4 que sería la verdadera Serie del Caribe.

<RANT> Ya está bueno de que la Major League sea la que defina el destino de nuestro béisbol. Si ustedes me conocen, saben que yo no soy fanático de ningún equipo de las Grandes Ligas y que no me interesa mucho esa competición. Muchos se asombran de mi actitud, pero la misma está basada en que no conozco ni un solo directivo de la MLB que esté interesado en las ligas de invierno. Para ellos, nuestras ligas son una molestia, y si acaso, lo ven como pre-entrenamientos, y viven mandándole instrucciones a los equipos locales para que “pongan a fulano a lanzar de costado”, o que “en vez de tercera, queremos que mengano juegue en la intermedia, porque lo vamos a usar en esa posición”. ¡Carajo! ¿Hasta cuando habrá que lamberle la arepa a la MLB?  </RANT>

En fin, que la Serie del Caribe debe transformarse profundamente y de motus propio, o terminará desapareciendo, engullida por la avaricia y la presión de la MLB.

2 Comments La Serie del Caribe debe cambiar o morir

  1. Pingback: Tweets that mention La Serie del Caribe debe cambiar o morir | 40 Limones -- Topsy.com

  2. Angel

    No eres el primero que te quejas y es la realidad, deben de buscarle una solucion al formato de La Serie del Caribe, a mi me gusta y sigo La Serie del Caribe, pero reconozco que en los ultimos años su calidad a ido decayendo y restando interes.

    Saludos

    Reply

Comenta, sin vergüenza