#FF nobody

Podría apostar que toda persona que empieza su vida tuitera, sobre todo si no tiene un padrino que le oriente en el correcto uso de este medio, se enfrenta con una primera gran pregunta existencial, cuya respuesta define en gran parte la permanencia o no de la persona en la red, y más aún, el uso que le dará a la misma:

–¿Y cómo carajo se usa Twitter?

Aunque ese no es el tema de esta clase (como diría la famosa profesora del anuncio), y ya que me siento en ánimo de apostar, diría que la segunda gran pregunta que hace todo nuevo tuitero, especialmente si debuta un viernes, es:

–¿Y qué es eso de #FollowFriday/#FF?

Cualquier tuitero con más de una semana de vida activa probablemente podría responder esa pregunta indicando que se trata de “decirle a tus seguidores cuáles son los panas más jevy para seguir”. Y en esencia, eso ERA el #FollowFriday en sus orígenes. El problema es que, como tantas cosas cotidianas, la esencia del #FollowFriday se ha desvanecido, desvirtuado y desimportantizado (me perdonan el invento gramatical).

#FF a nadie

#FF a nadie

Hoy día, el carnaval de los #FF se ha reducido a compartir ruido, reiterar la inutilidad del “twitspam”, y perpetuar la ineficiencia de una práctica que tiene varios meses muertecita.

En el fondo, la filosofía detrás del #FollowFriday como fue concebido, es loable. Y si se hubiera mantenido como se originó, quizás aún fuera algo relevante. Se trata de recomendar, de hablar bien de las demás personas, de buscar que la gente que vale la pena tenga más audiencia. Eso, sin dudas, es aplaudible.

Pero ¿cuál es el real impacto que puede tener en mi psique que uno de mis seguidores desperdicie tweets listando todos sus followers en bloques de 140 caracteres? Para ser benévolo: ninguna… aunque en el fondo sí haya un impacto negativo, de desdén o hasta de fastidio.

Pasemos a ti, que lees esto. ¿Podrías decirme cuándo fue la última vez que te animaste a seguir a alguien cuyo handle viste en un #FF masivo? ¿Cuándo fue la última vez que alguien te agradeció haber incluído el handle de otro usuario en un #FF masivo? Si mis apuestas siguen bien, posiblemente nunca haya ocurrido eso, o ni lo recuerdes.

Entonces, ¿para qué rayos seguir realizando una actividad a todas luces inútil?

Back to basics: Hagamos #FollowFriday de valor

Quisiera proponer que erradiquemos la locura del #FF masivo. Que en lugar de reventar los timelines de nuestros seguidores con ese nonsense, volvamos a la esencia del #FollowFriday.

  1. Haz solamente UN #FollowFriday por semana. Uno solito. Eso te obligará a pensar bien a quién seleccionarás cada viernes, y te ayudará a no agotar tu lista de candidatos en solamente un día.
  2. Cuéntanos algo valioso de la persona que elijas. ¿Qué aportará ese tuitero en nuestro timeline? ¿Qué cosas interesantes resaltan en sus tweets? ¿Es aguilucho?
  3. No repitas. No sirve para nada recomendar todas las semanas a las mismas personas. Sé variado. Cuando te obligas a recomendar personas distintas cada semana, aprendes a conocer a quienes sigues.
  4. Se llama #FollowFRIDAY por una razón: ¡sólo los viernes! Si no te da el tiempo de hacer tu recomendación durante el viernes, mejor déjalo para la siguiente semana. Te prometo que no te vamos a descontar salario por eso. :D
  5. Mantenlo auténtico. El día que tengas ganas de hacer #FollowFriday, simplemente no hagas nada, que no es obligado ni te van a dar un yogurt en Jumbo por cumplir una cuota de #FollowFridays.
  6. Ayuda a erradicar “la plaga”. Maduraremos como grupo cuando más personas asuman el #FollowFriday con su esencia, o al menos, cuando dejen de hacer los #FF masivos.

No soy de la Twittpolice

No pienso trazarle reglas a nadie. Sería demasiado insensato de mi parte constituirme ahora en una especie de fiscalizador del #FollowFriday. Por más que deseemos que la tuitósfera dominicana mejore su uso de la herramienta, la realidad es que al final todo el mundo hará lo que mejor le plazca. Yo sólo aspiro a que sea lo que sea que hagamos, lo hagamos con conciencia y aportando valor, porque de eso se trata cualquier comunidad.

3 Comments

  1. Georgina February 11, 2011 at 7:08 pm #

    Mi limón…

    Es un interesante punto de vista el tuyo Darío, en todo caso la idea original de la dinámica de los #FF era, tal como dices, la de motivar a nuestros followers a seguir a twitteros que brindan un contenido que consideramos valioso.

    He comenzado a seguir a varios de mis actuales tweeps por recomendación, mejor si quien lanza el #ff le agrega una pequeña razón de porque considera que debemos seguirle, por otro lado, nunca he seguido a nadie inspirada por un #ff masivo.

    Lo raro ha sido cuando recibo mentions en #ff de twitteros que hacen RT a la recomendación de algún follower sin ni siquiera seguirme, como si fuera algo mecánico y así como que se le pierde el gusto.

    Eso sí! fuera de clasificaciones me gusta agradecerlos siempre. Por cierto…la gente de Jumbo debería tomar nota con la promo del yogurt

    Buen post. Un abrazo.

  2. Darío Martínez Batlle February 12, 2011 at 11:02 am #

    Así es Georgina, realmente el espíritu del #FollowFriday se ha perdido con los #FF masivos, y la efectividad se ha ido al suelo. Yo también seguí muy buenos tweeps cuando venían recomendados.

  3. Rocky Howard February 13, 2011 at 2:46 pm #

    Cuando comencé a usar Twitter y vi como o para que se usaban los #FollowFriday decidí no darlos, lo vi como una perdida de tiempo, precisamente por esa falta de personalidad que tenian. Solo era un paquete de usuarios en un tweet y como que no…

    Mas o menos en Septiembre del año pasado comencé una iniciativa similar a la que propones aquí. Decidí comenzar a recomendar gente de manera especializada y limitada. Hacia solo 5 recomendaciones y usaba el hashtag #RockyFollow para ello (dizque haciendo un poco de branding y eso :P). Solo 5 porque precisamente no puedo andar recomendando a todo el mundo a la ligera y solo por hacerlo. Y tampoco lo hacia todas las semanas…

    Y lo mejor es que esto tuvo efectos reales! Vi como varios de mis seguidores comenzaban a seguir a las personas que yo recomendaba, lo cual es genial, porque asi se creaba una red entre las personas que te rodean en vez de ser tu el punto clave y al final ese es el punto de las redes sociales, conectar gente y si gracias a mi otros se conectaran entre si, pues misión cumplida. Tambien vi como varias personas que sigo (y que me siguen) se vieron influenciado por esto y comenzaron a hacer recomendaciones reales.

    Por desgracia, muchos aun siguen con las malas practicas…pero creo que el caso mas penoso es aquel que no solo hace #FF en masa todos los viernes…sino que solo menciona a la misma gente….a sus amigos…wtf dude? Para eso saludalos y ya…

Leave a Reply