Aquella tarde de diciembre

vielka8

En realidad solamente cumples 8 años en el cuerpo y el alma presentes, cuando a las 4:32 de aquella tarde de diciembre rasgaste la sala de partos con tu canto de vida. Sí, de esa sobrecogedora impresión de escuchar tu llanto mientras todos los demás sonreían nerviosamente, de eso hace ocho años hoy.

Sin embargo, de alguna manera que no puedo explicar, tú naciste hace muchos años más, una mañana cualquiera cuando apenas yo cursaba el bachillerato, y divagaba en mi pupitre, el último pupitre de la última fila, en el Colegio San Judas Tadeo. No sé si fue en una clase de religión con el Padre Eulogio Castaño, o quizás de música con la argentina Elsa Hernández, o historia con Polibio Sánchez. Estoy seguro, eso sí, que no fue en una clase de geografía con Gladys Yunes, o de orientación con el Padre Ángel Barroso, ya que esas clases sí que eran divertidas y no necesitaba abstraerme haciendo tiempo para la salida al recreo, y no hacía falta que empequeñeciera mi ya enorme osamenta para que no fueran a preguntarle al último de la fila, y yo tener que regresar de Babilonia y confesar, de nuevo, que no estaba prestando atención.

Lo que sí sé es que durante mi bachillerato, aunque no recuerdo por qué, en uno de los cuadernos que usaba como blog análogo, escribí un post donde soñaba que mi primer retoño fuera una hija. Y así naciste tú, sin yo saber que serías Vielka, sin sospechar siquiera que serías tan hermosa, ni imaginar en lo más mínimo cómo cambiarías mi vida.

Aunque tengo cinco hermanas, la verdad es que las conocí cuando ya me acercaba a la mayoría de edad, y no tuve nunca la dicha de tener una hermanita. Quizás esa sea la razón por la que deseé que mi primera criatura fuera una bebita. Y aquella mañana de mi bachillerato se enlazó con aquella tarde de diciembre cuando recordé, así de repente con el golpe de tu llanto, que ese viejo deseo había sido cumplido con tu llegada.

Al mismo tiempo que bendigo tu vida, también me hago autoanálisis y confieso que te amo con todas mis fuerzas y que no escatimaría nada por verte feliz y realizada en la vida. Y confieso que por mucho que te haya amado, siempre pienso que aún puedo amarte más, y por ello me esfuerzo en ser un mejor padre, porque no mereces menos que eso.

Pichona mía, no podría jamás cansarme de decirte lo mucho que te amo, y lo grande que has sido en mi vida. No me bastarían todos los adjetivos de todos los idiomas (incluendo el Klingon y el K-Paxiano) para describir lo mucho que atesoro todas las lecciones que hemos compartido (aprendiendo tú y aprendiendo yo) el oficio de ser hija y padre. Espero que este post sobreviva los años y que cuando tengas ya más edad, quizás cuando ya seas tú la madre, pueda mostrártelo nuevamente y darte uno de nuestros “abrazos rompecuellos” que nos caracterizan.

No tendré mayor satisfacción en la vida, que algún día mires las huellas que he marcado en tu vida, y que tú, al calzar tus propios pies en ellas, te sientas orgullosa de seguirlas. Sólo a eso aspiro.

¡Felicidades, Vielkosa!

vielka8b

11 Comments Aquella tarde de diciembre

    1. Darío

      Demetrix, así vi que tu macaco también es de estos días 😀 Yo a Vielka no la negué, jajajaja, imposible! 😀 Al contrario, me da pena que se parezca taaaanto a mí, la pobre 😀

      Reply
  1. karina

    wow!!! que hermosas palabras de amor!! estoy segura que tu hija se siente orgullosa de tener un papa que se expresa tan bien!!!

    Reply
    1. Darío

      Elba Karina, pues por más que Vielka se sienta orgullosa de mí, yo siempre le gano y me siento mucho más orgulloso de ella, jejeje. A ti te pasa igual con Maryfer, no?

      Reply
  2. Raki

    Wow! Aqui estoy con los ojos aguados. Soy el esposo de Karis, tu antigua compañera de labores.

    Ella me dio el link para que lo leyera y de verdad que me llego, quizas hoy aun mas porque solo tengo 1 dia de saber que POR FIN voy a ser padre.

    No te conozco ni a tu hija tampoco pero lo que si se es que sean mis hijos varones o hembras con todos quiero ser ese tremendo padre que se ve que eres TU!

    FELICIDADES!

    Reply
    1. Darío

      WOW… eso es un piropo mucho más grande que el mundo. Lo importante, en mi opinión, es que sepamos desde el primer momento que ya no somos nuestros, que ahora estamos en un segundo plano con respecto a nosotros mismos. Cuando todo lo vemos así, es difícil ser un mal padre.

      Gracias por la visita y el comentario, y muchas felicidades por esa noticia de tu embarazo y el de Karis! Es a partir de ahora que empieza la mejor parte de sus vidas!

      Reply
  3. Angela Guichardo

    Bellísimas palabras que solo pueden salir de un corazón tan grande como el de un padre o una madre.

    Felicidades a Vielka y todas tus bendiciones para con ella sean escuchadas por Dios.

    Un abrazo!

    Reply
  4. Nikkei-Girl

    Hermosas palabras, de un corazón enamorado y vuelto loco por su muchachita 🙂 Un chin tarde, pero muchísimas felicidades para Vielka. Dios la siga bendiciendo un montón: llenándola de salud, sabiduría y mucho amor para los demás. Que haga de ella una niña de bien, que eventualmente se convertirá en una mujer ejemplar para todos nosotros.

    De igual modo, larga vida para ti, para que se sigan profesando tanto cariño y disfruten de sus días juntos… porque no hay nada más bello que el amor compartido por un padre y un hijo. 🙂

    Muchos abrazos desde este lado de la pantalla. Bendiciones mil…!
    .-= Nikkei-Girl´s last blog ..La espera de lo esperado =-.

    Reply

Comenta, sin vergüenza