¡Muerte al Internet Explorer 6!

Todos los que conocemos al menos un poco sobre desarrollo de websites y webapplications sabemos que las herramientas que hacen funcionar la web tienen un pasado lleno de “promiscuidad tecnológica” muy terrible. Cuando a principios de los años ’90, se empezó a utilizar el metalenguaje HTML para representar documentos, a través del protocolo http, todo era sumamente sencillo. Pero el HTML nació con limitaciones obvias e insalvables que provocaron la aparición de una diversidad de formatos alternativos y la adaptación de lenguajes pensados para otras plataformas. Las necesidades que surgían a cada momento motivaban que se crearan “workarounds” que permitieran explotar nuevos servicios.

Tal marasmo de lenguajes, metalenguajes, protocolos, y metodologías fueron un dolor de cabeza para los que procurábamos aprender a “hablar Internet”. Un componente de importancia vital que contribuyó a la proliferación de problemas, lo constituyó la “guerra de los browsers” que se desató cuando Microsoft lanzó Internet Explorer en agosto de 1995 con la llegada de Windows 95. En esos años, Netscape Navigador era el rey absoluto de los browsers, habiendo sobrepasado a Viola, Mosaic, Lynx y otros dinosaurios que existían entonces.

Sin embargo, la competencia de IE se podría clasificar con cualquier adjetivo, menos “pareja”. En primer lugar, ya Microsoft era la principal empresa de software para PC’s en el mundo, y tenía dinero suficiente para meter “por ojos, boca y nariz” su producto ante las masas. Incluyó el Internet Explorer como un “aditivo” en Microsoft Plus! pero un par de meses después ya formaba parte integral del Sistema Operativo, una relación simbiótica que jamás se redujo. Pero donde más nos dolía a los desarrolladores la competencia desleal de Microsoft era en el área de soporte de estándares.

Microsoft parecía empeñada en hacer que Internet Explorer fuera el “niño rebelde”, que no se adaptaba a las normas existentes, sino que procuraba imponer sus propias reglas del juego. Por ejemplo, en vez de arreglarse con Netscape y los creadores del Javascript, Microsoft desarrolló su propio dialecto de Javascript, llamado “Jscript”, el cual ¡oh sorpresa! no era del todo compatible con el Javascript que ya era el “estándar de facto”. ¿Resultado? Para que un desarrollador pudiera crear una página compatible con ambos navegadores, tenía que duplicar su código para incluir scripts en Javascript y también en Jscript.

Con el soporte de Cascade Styling Sheets (CSS) ocurrió algo similar. Mientras los navegadores tradicionales como Netscape Navigador y el (entonces) revolucionario Opera intentaban adoptar el uso de CSS, Microsoft se resistió hasta la versión 3.0 a soportar CSS, y lo hizo de manera incompleta y medalaganaria, obligando (otra vez) a los desarrolladores a usar “tags” especiales para IE de manera exclusiva, aún cuando los mismos tuvieran equivalentes normales ya conocidos en CSS.

¿Por qué un ancla? Pues porque aún el Internet Explorer 6.0 es uno de los browsers más utilizados del mundo (aunque empieza a declinar su cuota de mercado). ¡Sí, un programa que tiene ya ocho años de edad aún es utilizado por casi un tercio de los internautas! ¿Y cuál es el problema? Pues sencillamente que al ser tan popular, es muy cuesta arriba obviarlo a la hora de diseñar un website. Aún hay que hacer previsiones para los rezagados que andan en IE6…

IE6 debe morir

IE6 debe morir

Pero eso está cambiando (para alegría de todos los webdevelopers del mundo) con la cada vez más prominente campaña de “odio” hacia IE6. Los desarrolladores estamos cansados y poco a poco hemos ido estimulando a nuestros usuarios y visitantes a que se actualicen o cambien a otros browsers. En mis websites, por decisión personal, desde el año pasado estoy incluyendo código que verifica la versión del browser utilizada por el visitante. Cuando es Internet Explorer 6 o menor, despliego un mensaje de SÚPLICA para que dicho internauta actualice a Internet Explorer 7.0 (o el más reciente, 8.0), que se cambie a Mozilla Firefox, Apple Safari, Google Chrome u Opera.

Pero no soy el único con esa mentalidad. Ya Facebook también incluye mensajes donde invita a los usuarios que viven en la prehistoria a dar el salto. Y YouTube recientemente anunció que simplemente dejará de darle soporte a IE6. En otras palabras, si usas IE6, ya no podrás ver YouTube.

La enorme mayoría de los usuarios de IE6 son personas que están aún usando Windows XP (que sigue siendo el sistema operativo más popular). XP incluye el IE6 como navegador predeterminado y debido a la fuerte integración del OS con el browser, es bien contraproducente intentar eliminarlo. Además, hay montones de personas que no saben dónde actualizar el browser, y otros tantos que no pueden hacerlo porque en sus empresas no permiten que los usuarios instalen programas.

Eso debe cambiar, y mientras más personas nos aboquemos a desbancar el Internet Explorer 6, más pronto los libraremos de esa vieja crápula y tendremos más cancha para ver las nuevas mejoras que vienen en los próximos años.

Así que si aún usted usa IE6, prepárese a actualizar a una versión más reciente, o cuando menos a cambiar a Firefox. Si no lo hace, dentro de un par de años usted no podrá visitar ni la más burda dirección de Internet.

5 Comments ¡Muerte al Internet Explorer 6!

  1. Cesar Polanco

    Te faltó agregar que hay gente que no lo actualiza porque para que Microsoft te deje instalar el 7 o el 8 tienes que tener una copia legal de Windows XP y no todo el mundo al menos en este pais tiene eso

    Reply
    1. Darío

      Al principio del lanzamiento de IE7 era así, pero luego ellos recapacitaron y dejaron IE7 (y el IE8) como actualizaciones gratuitas, incluso para los piratas.

      Reply
  2. Arturo Ruiz

    MSFT se aprovecha de la plataforma que goza. Es lo que los gringos llamarian “bulying”.

    Cambie de ICQ a MSN Messenger a regañadientes y solo lo hice porque todos mis contactos migraron a este y me dejaron solo.

    No se que les hace pensar que pueden ser “diferentes” y salirse con la suya. Ni siquiera Apple, que goza del mas alto nivel de “fanboyismo” pudo ir en contra de la corriente, pero por alguna razon en MSFT creen que pueden crear su propia version para todo.

    Hace unos tres anos instale Kubuntu en una laptop que tenia y no recuerdo haber estado mas feliz en mi vida. Ya para una PC tipo clon no seria tan facil, ya que habria que cojer su luchita con los drivers de los perifericos, aunque ya casi todos los repositorios de Linux se acceden automaticamente, pero siempre he preferido la alternativa que a MSFT.

    Reply
  3. Tito

    No se que tanto alboroto en cotra de MS. Total, ellos crean el estandar de la industria por algo: son superiores en el modelo de negocio. Yo entiendo que ustedes los desarrolladores sienta que MS se la da demas y que es un demonio que nos tiene atrazados. Pero si lo ven desde el punto de vista capitalista, todo tiene sentido, se le saca mayor provecho al producto cuando dominas al mercado y puedes controlarlo, pues si no todos tus usuarios te desecharan. Al fin y al cabo, no es que MS se crea la gran cosa, lo es, aunque sea del punto de vista de un Administrador

    Reply

Comenta, sin vergüenza