Casi felices

Los dominicanos somos casi felices

Los dominicanos somos casi felices

Gracias a Radhamés Segura y su labor de altruísmo y benevolencia en favor de iglesias fantasmas, organizaciones no gubernamentales que nadie conoce, salarios de lujo para familiares y sobre todo porque no tenemos más apagones debido a su gestión preclara y magnífica, somos casi felices.

Gracias a la clase política de nuestro país, preocupada siempre por nuestro bienestar y por defender nuestros mejores intereses, somos casi felices.

Gracias a los vilipendiados y esforzados congresistas que se sacrifican por sus comunidades para legislar a nuestro favor, somos casi felices.

Gracias a que el Ministerio de Medio Ambiente y todos los organismos relacionados, defienden con uñas y carne nuestra ecología, nuestras áreas protegidas, nuestras reservas ambientales, y no hay cementera que logre vencerlos, somos casi felices.

Acabo de enterarme de ello, leyendo este reporte de CNN donde cita el “Happy Planet Index“, es decir, las naciones más felices del mundo, y nosotros hemos quedado en segundo lugar, detrás solamente de Costa Rica.

Somos más felices que Venezuela, a pesar de que ellos tienen a Hugo Chávez. Más felices que Brasil con todo y su bossa nova y su samba. Más felices que Chile, el flaco de América que se precia de su buena calidad de vida. Más felices que los meros meros, los Estados Unidos, quienes son tan miserables que caen dentro del último rango del escalafón, como una nación infeliz, donde no hay nada bueno que resaltar.

Somos casi felices, detrás sólo de Costa Rica. ¡Carajo, qué felicidad!

¿Cómo no ser felices? Si todos los días nos recuerdan que somos el pueblo más preparado para vivir sin energía. En Alemania se fue la luz por veinte minutos y estaban los pobres germanos vueltos locos y sin idea de cómo sobrevivir, pero una amiga que vive allá estaba quitada de bulla porque sabía que eso no era ná.

¿Cómo no ser felices? Si todas las semanas Nuria nos entretiene con sus investigaciones donde saltan a relucir los esfuerzos mancomunados de nuestros líderes por llevar el bienestar a un grupito de lambones que tienen siempre cerca, y nosotros no hacemos nada más que aplaudir y tuitear las hazañas que realizan.

Pero sí, la verdad es que tenemos derecho a ser casi felices. No es mentira que somos un pueblo de gente alegre, que en cualquier esquina hay un dominó, y que todos a pesar de la olla generalizada siempre estamos dispuestos a darnos unos tragos, o a jugar un par de cientos… o miles de pesos en bancas de apuestas, en loterías (más ahora que salió la Loto Real). ¿Cómo no ser felices si aquí se gasta mucho más en alcohol que en educación? El lema es “Bruto, pero contentoso”, y por eso somos tan felices.

No intento ser sarcástico, aunque me cuesta trabajo. Últimamente me siento mucho más decepcionado y desesperanzado de mi país, de la clase política (la gobernante y la opositora), y no percibo que será fácil (a veces ni siquiera posible en lo que me queda de vida) ver mi país encaminado por un sendero realmente saludable.

Los corruptos que nos han desgobernado hace tantos años, que se visten de corderitos, que abrazan todas las viejas y cargan todos los carajitos cagaos cuando están en campaña, siempre se encumbran en la misma burbuja desde donde nada los toca. Sólo nos joden y nosotros les respondemos … ¡CON NUESTRA MEJOR SONRISA! Por eso, y por nada más, somos casi felices.

Me pregunto qué pensará Pablo McKinney. Creo que este estudio demuestra finalmente con números y estadísticas, que el famoso “Club de los Pendejos” que tanto él promueve, es real, está vivo y coleando.

El Happy Planet Index es un ejercicio interesante, aunque inmediatamente me ataca la suspicacia. Que mi país quede en segundo lugar entre casi 150 naciones, me parece algo bueno, aunque diría como Bakongo “Eso tiene cocorícamo”. Casi casi me da por pensar que la gente que creó el HPI le preguntó a Tulio Turpén cómo estaba la cosa en nuestro país…

11 Comments Casi felices

  1. M.

    El dominicano es una persona feliz que “no le da mente a las vaina”… y mira, si no fuésemos así, hace tiempo hubiese una guerra encendía, con el nivel de amargue y rabia que debe de andar rondando los diferetes círculos económicos.

    Reply
    1. Darío

      Ya lo creo Spidey… pero espero que esa capacidad de apendejamiento no sea eterna. A esta clase política de porra hay que darle un sonoro escarmiento!

      Reply
  2. Amandysha

    Creo, no sé, quizá estoy siendo irrepestuosa. Tal vez no. Pero Leonel, Nuria, Segura , Alexa Parra y el destituido ex presidente de Honduras Zelaya, deberían protagonizar una pelicula porno.

    Reply
  3. Nehemoth

    Hay cosas mas importantes que esta, por ejemplo porque diablos este blog no estaba en mi GReader?, No joda nadie déjame agregarlo antes que se vaya la lu’

    Reply

Comenta, sin vergüenza