Mi hermano, el sonero

Muchos de mis amigos conocen a mi hermano, José Ramón Martínez Batlle. Y casi todos coinciden en que es un tipo genial, con una calidad humana que sobrepasa los linderos de lo habitual (por supuesto, él nunca ha sido busca-cámara ni amigo de hacerse notar, hasta intentó persuadirme de no escribir esto).

Pero lo más interesante de todo es que mi hermano tiene facetas casi desconocidas, y que en todas ellas se esfuerza por descollar hasta hacerse experto. Si hay personas que no se conforman con mediocridades, mi hermano sin dudas es uno de ellos.

A la izquierda mi hermano, junto a mi madre y yo

A la izquierda mi hermano, junto a mi madre y yo

Hace una caterva de años, se dedicó a ser discjockey en el bar de un céntrico hotel de la Capital, y acumuló una muy interesante colección de músicas, primordialmente de Alternative, Soft Rock y Pop Music. Recuerdo sus pasionales defensas y opiniones sobre artistas e íconos que, por alguna razón, a mí me resultaban no tan loables. Llegué a comprar The Concert in Central Park de Simon & Garfunkel tan solo por su insistencia.

Pero seguramente la faceta más conocida de mi hermano (a quien desde hace añales muchos conocen como “Monón”) es la de ecologista y geógrafo. Resulta que Monón decidió estudiar Ingeniería Electrónica en el INTEC a finales de los años 80. Todo iba muy bien hasta que fue invitado por el grupo Intec-Ecológico a hacer un viaje al Pico Duarte. La interacción con el grupo terminó apasionándolo y decidió unirse al mismo y de ahí en adelante forjó su destino dedicado a la ecología.

Mi hermano no abandonó sus estudios y terminó recibiéndose de Ingeniero Eléctrico, pero jamás ha ejercido formalmente la carrera. En cambio, empezó a laborar en instituciones ambientalistas como la entonces llamada Dirección Nacional de Parques. Esto lo llevó a conseguir una beca en Sevilla donde pasó cinco años. En España estudió una maestría en Conservacion y Gestion del Medio Natural y posteriormente realizó un doctorado en Cambios Ambientales y Riesgos Naturales, y en el camino se las arregló para hacerse geógrafo también. Y desde hace años colabora con una agencia española de ayuda a proyectos de importancia ambientalista muy importantes.

…entonces, ¿de DJ a geógrafo y ecologísta? Sí… pero hay más.

Daniel Santos

Daniel Santos, uno de los mayores exponentes del son

Una faceta que casi nadie conoce de mi hermano es su gusto por la música de son. Yo mismo me vine a enterar apenas el pasado abril de que Monón está super involucrado con la cultura sonera, y me quedé boquiabierto cuando examiné su iPod y su Blackberry para darme cuenta de que tiene en ellos cientos, miles de sones de todas las épocas, y que además cuenta ya con el aprecio y bendición de viejos robles del género. Es asiduo participante en las peñas que se realizan en “El Secreto Musical” de Villa Consuelo, asiste con frecuencia a las presentaciones de Sonia Cabral y los Científicos del Son y las del Grupo Bonyé en las Ruinas de San Francisco. Se codea con gente influyente en el arte, y le envía mensajes de texto al Chino Méndez para hablar de gente como Omara Portuonto.

Ayer cenamos juntos y creo que en un afán de poner algo divertido de su amplia “soneroteca”, me hizo escuchar un son totalmente desconocido para mí, pero sumamente divertido e ingenioso, sobre todo considerando que se trata de una pieza que tiene más de 40 años de creada.

En la voz de Daniel Santos y acompañado por el Cuarteto Flores, aquí les presento “La Gaga”.

1 Comment Mi hermano, el sonero

  1. melvin peña

    Ya te dije, que esa es la faceta que conocía de él, la de . sonero, no la de científico. Por esta vía, me entero que es un brain!

    Reply

Comenta, sin vergüenza