Antes de subir tu foto en Internet… ¡piénsalo!

Yo a ti te conozco...

Yo a ti te conozco...

Yo, como millones de internautas, utilizo la Internet, y en especial las redes sociales como Facebook, para compartir pedazos de mi vida con mis amigos y relacionados. La mayoría de nosotros quizás nunca ha pasado por la desagradable experiencia de ver su identidad suplantada o sentir el acoso sexual de antisociales degenerados que atosigan a los demás. Sin embargo, el que hayamos estado libres de tales molestias no las hace menos reales, y tampoco nos hace inmunes a sufrirlas cualquier mal día.

Acabo de leer en El Caribe una breve pero interesante nota sobre Los peligros de subir cierto tipo de fotos en Internet, y no puedo menos que estar abrumadoramente de acuerdo. Yo, a mi edad y con mi “particular belleza” no creo que sea “material de interés” para los psicópatas digitales que gustan de usar las redes sociales y los blogs para perseguir posibles víctimas futuras de sus delitos. Sin embargo, yo soy padre de una niña de siete años y medio, y a ella sí que debo proteger contra esos energúmenos.

La nota, fichada por EFE, es absoluta:

Cuando un menor cuelga una foto suya en la web, esa imagen pasa a ser de “todos” y puede terminar en cualquier parte.

A pesar de que mi Vielka tiene un padre bastante tecnócrata, aún no le he permitido tener cuenta de correo ni la he ingresado a las redes sociales. Ella sí sabe que Internet es un lugar donde “aparece de todo”, aunque felizmente ella en su inocencia aún no ha sido expuesta al lado negativo de la red de redes. Pero estoy seguro de que tarde o temprano, ese momento llegará, como nos ha llegado a todos los que de alguna forma fuimos expuestos a la pornografía, el odio racial, las conductas sexuales aberrantes, las drogas y la desobediencia, temas por demás muy populares en la red. No pretendo que mi hija jamás sea expuesta a estas cosas, pues para ello tendría que meterla en un mundo paralelo libre de problemas (como en The Truman Show). Lo que deseo es que cuando mi niña descubra esas cosas, esté preparada para saber enfrentarlas, evadirlas y desecharlas.

Una lección elemental es la de este spot publicitario de la Defensoría del Menor en España, a la cual se refiere la nota de El Caribe:

10 Comments Antes de subir tu foto en Internet… ¡piénsalo!

  1. JuniHH

    Toma en cuenta que es una niña en proceso de desarrollo, que con el tiempo y especificamente cuando llegado la puveltad sentira la necesidad de tener amigos con quienes relacionarse fuera de su casa. Esos mismos amigos son los que la incitaran a ver justo aquello de lo que la proteges.

    Es un dilema del que al final puedes perder el control.

    Reply
    1. westerndrake

      @JuniHH, Es justo el punto. No pretendo mantener a Vielka en una pecera donde nunca le pasará nada. A lo que aspiro es a que cuando lleguen esos “amigos” que le presenten malos caminos, ella sepa identificarlos sin caer en ellos. Todo padre odia pensar en ver un hijo caer en engaños, y tendemos a sobreprotegerlos. Lo que yo creo es que la mejor arma no es levantar una barricada en el exterior, sino en el interior.

      Como todo padre, espero estar haciendo lo mejor por guiarla, pero al final ella tendrá que aprender lo malo del mundo por sí misma. Si no le doy armas para defenderse, entonces habré fallado. Si se las doy y ella no las utiliza (DIOS LA LIBRE) entonces la que habrá fallado será ella, pero aún así será siempre mi hija y mi responsabilidad.

      La escena que más teme un padre es mirar el error de un hijo y no encontrar respuesta a la pregunta “¿En qué fallé?”. Pero hay muchos casos en los que no es que los padres fallen, sino que los hijos no siguen las enseñanzas (recuerdo el caso de un hijo de un renombrado pastor evangélico). Yo ruego a Dios, que mi Vielka nunca se desvíe de las enseñanzar que su madre y yo le damos. Ufff, pensarlo basta para engrifarme…

      Reply
  2. Arturo Lopez Valerio

    Buen post. El punto, ¿hasta donde es que los protegemos?
    Yo soy muy digital, pero el contraste es que a mis hijos les controlo bastante el Internet. De hecho, prefiero que fortalezcan el uso de aplicaciones offline.

    Hay una línea muy delgada entre la malicia y el protegerse, y es donde uno pierde la inocencia. Entiendo que cada etapa tiene sus contenidos y cosas, pero con una apertura de Internet, los niños están expuestos a conocimientos más rápido que nuestra generación.

    Ahí es donde debemos poner la línea, revisar, filtar y abrir de acuerdo a su edad. En el momento justo y necesario. Creo que si la política de internet va dentro de las reglas familiares, entonces, hay mejores resultados.

    Reply
    1. westerndrake

      @Arturo Lopez Valerio, El problemón es que realmente nadie sabe con plena exactitud dónde cae la línea. Es más, yo entiendo que tú como padre puedes trazarle líneas a tus hijos que a mí no me parezcan necesarias y viceversa, y no por eso necesariamente una posición es mejor que otra.

      La paternidad es así, única, sin manual, sin undo, y sin tutoriales. Que Dios nos ayude, porque sinceramente… yo no quisiera ser niño en estos años!

      Reply
  3. Asinox

    Pues yo soy amante de internet, es mi trabajo, estoy todo el dia en el , y la verdad aun no termino de entender como es que hay “feminas” que cuelgan sus fotos en bikines, en ropa interiores, etc., siempre he dicho que o valen mucho o tiene el cerebro dentro de otro lugar que no es la cabeza.

    Yo aun no tengo hijos, pero a mis amigos, siempre les he dicho que quiten las fotos de sus hijos de la red, y es solo por que a mi no me gusta verlas en la red y es talvez por que se que hay personas que no se les puede catalogar como tal.

    En fin, la red no es para todas las cosas.

    Saludos

    Reply
    1. Darío

      Bueno, yo por eso odio el Hi5, porque nunca tuvo medidas de privacidad fuertes. Facebook, bien tweakiado, es mucho más seguro (y están por hacer nuevas medidas de privacidad).

      Reply
  4. Janssiel

    No entendí esto: “Yo, a mi edad y con mi “particular belleza” no creo que sea “material de interés” para los psicópatas digitales que gustan de usar las redes sociales y los blogs para perseguir posibles víctimas futuras de sus delitos.”.
    OMG!
    No lo entendí ni un chin porque tú eres lindo, Darío. Si tú fueras feo, ok, pero no es el caso. (-.-)’
    Debe ser burlándote. -_-‘

    Reply
    1. Darío

      Ay shu! Gracias, Janssiel! 😀 En realidad, mi cara de guaraguao no es el tipo de cosas que atraen a los enfermos de Internet… pero se agradece el piropo, máxime viniendo de quien sí es hermosa! 😀

      Reply
  5. M.

    Pal de año dipué…

    Yo no pongo fotos de mis hijos en ningún medio online.
    Es cuanto.

    He visto demasiado cosas y además no me gusta. Si alguien es mi amigo/a y quiere ver fotos de mis hijos, se las mando por correo y ya.

    Reply
    1. Darío

      Entendible. Y estoy de acuerdo en que así sea. La cosa es que los muchachos crecen y llegarán a ser autónomos. Por más que queramos mantenerlos al margen, algún día se involucrarán. Mi estrategia es prepararlos previamente para que sepan de antemano los riesgos.

      Reply

Comenta, sin vergüenza