Susan Boyle es real… pero es humana

Ya todos conocemos la historia de la solterona escocesa desaliñada de 47 años que pasó de mujer desconocida con aspecto de abuela a toda una sensación mundial. En menos de un mes el vídeo de su performance se colocó dentro de los más vistos de toda la historia y puso de cabeza a los analistas para explicar cómo aquello había sido posible.

Pero la historia no ha terminado. Susan Boyle participó el pasado fin de semana en las Semifinales del concurso, interpretando Memory del musical Cats. Tuvo el buen tino de mantener su peinado de escoba vieja que tanto ha gustado, aunque se aseguró de comprar un vestido un poco menos casero y algo más caro. También se nota que pasó un tiempo mejorando su rostro. En resumen, se dio cuido, pero no se volvió loca. Y eso ya empezó a ser bueno.

Al inicio de la presentación, se le nota nerviosismo en el rostro y al empezar a cantar flaquea y se agarra el estómago para que su diafragma no le falle, pero esa es toda la  señal de debilidad que tendría. A partir de ahí volvió a ser el mismo ángel que nos encandiló en abril.

Susan Boyle es real.

…pero igualmente, ¡es humana!

Pienso que todos los que hemos visto su participación, nos hemos identificado con ella por las razones obvias de ver cómo una persona ordinaria hace algo extraordinario. Sin embargo, soy de opinión de que sin quererlo, elevamos la barra simplemente demasiado con Susan Boyle. Las expectativas que nos creamos son muchísimo mayores que las que amerita la ocasión, y sin dudas eso ha de haber mortificado a la “doña”.

Es una cantante impresionante, sin duda alguna. Pero no deja de ser simplemente una mujer sencilla y que solamente aspira a “ser como Elaine Paige” (¡como si eso fuera fácil!)

Su segundo performance no fue mejor que el primero. Sin embargo, fue más de lo que debimos esperar de ella. Debemos comprender que nada podrá ser mejor que su interpretación inicial, porque en aquella ocasión nos tomó desprevenidos. Esta vez, ya sabíamos que ella canta bien, y le pedimos que cantara demasiado bien. Y ella lo hizo, revelando su humanidad con un par de momentos de flaqueza.

Las expectativas que nos hacemos, muchas veces son más dañinas que la carencia de ellas. Susan Boyle puede ganar el Britain’s Got Talent  y también puede perderlo, máxime por la inusual comparecencia de excelentes competidores en esta versión (a Paul Potts le fue muchísimo más fácil pues no tuvo tantos contrincantes de calidad).

Suerte para Susan. Gane o pierda, ya ella es una de las mejores noticias del 2009.

3 Comments Susan Boyle es real… pero es humana

  1. JulyG

    En poquisimas palabras (mi 3er intento consecutivo), creo que ella hizo aquella noche, la primera noche, la suya: no tendria una segunda oportunidad para una primerisima buena impresion y no competiria con la mayoria de los bellosjovenesyaplaudidos del concurso en igualdad de condiciones. Asi que utilizo su mejor -y unica- arma. Si ella no gana, en unos anios, pocos recordaran quien gano este anio, porque sera recordado como el de Susan.

    Que se ponga nerviosa, no me sorprende, no solo no esta acostumbrada a estos asuntos, es que ella luce, sencilla, simple y, hasta con sus temores, quien dice que no? Yo la celebro, y mejor lo unico que le reclamaria es que no lo haya hecho antes.

    Gracias Memey por invitarnos a dejar de ver la “estrella” y mirar a la susan, humana y real que tenemos alli!

    Perdona los acentos, si intento ponerlos, me saca de la pantalla! preferi no arriesgarme!

    Reply
  2. Salvia Divinorum

    El dicho que dice que la primera impresión jamás se olvida se hace realidad con Susan Boyle, nunca más cantó como la primera vez, pero se debió más a la expectativa que causó a la calidad de voz que tiene.

    Reply

Comenta, sin vergüenza