La falacia del servicio al cliente

No voy a dar muchas vueltas. Simplemente diré que no puedo mencionar una sola empresa dominicana que sepa realmente el significado de esa frase tan gastada e incomprendida: “Servicio al Cliente”.

CASO #1 — En todas partes.
–Ay señor, perdone, pero no tengo menudo. Coja dos mentas como devuelta.
–Anjá… y si lo hacemos al revés, que yo te traigo una funda de mentas, ¿me vas a despachar? ¿Donde demonios se promulgó que una menta espíritu tiene “fuerza liberatoria para el pago de todas las obligaciones públicas o privadas”?

CASO #2 — Taco Bell.
–Disculpe, no tenemos guacamole para su Nacho Bell Grande.
–Oh, claro, desde hace tiempo decidieron eliminar el guacamole en ese servicio. ¿Me rebajan el precio por el guacamole que lleva y nunca me dan?

CASO #3 — Pizza Hut.
–Perdone, es que al pizzero se le olvidó ponerle la albahaca.

–Pues vaya y dígale a pizzero que a mí no se me olvida que la lleva. Yo pedí una pizza Genovesa como manda el menú, no me traigan eso incompleto.

CASO #4 –En todas partes.
–Le voy a deber los tres pesos.

–¿Pero y por qué diablos? ¿Por qué no mejor te debo yo dos a ti?
–Es que me descuadro.
–¿Y yo que me acírcule entonces? A todo el que le sobran tres pesos se los debes, así que conmigo se empata un poco.

CASO #5 — Burger King
–Aquí está su Whopper Aventurero.

–¿Dónde? ¡Tú no me vas a decir que “eso” es lo mismo que está en el afiche allá arriba!
–Sí, señor, así es que sale.
–¡No me jodan ustedes! ¡Yo quiero que me busquen el que posó para la foto!

CASO #6 — A cada rato donde sea
–Gracias por su orden.

–¿Y ustedes no tienen una promoción? ¿Dónde está mi boleto?
–Ah, es que no tenemos boletos en estos momentos.
–¿Y entonces? ¿Para qué rayos tienen el jodido afiche diciendo que puedo participar en un concurso?

CASO #7 — Burger King
–¿Cuál juguete desea con su combo de niño?
–¡El láser, papi, yo quiero el láser!
–Deme el juguete del rayo láser.
–Disculpe, pero ese no lo tenemos, la casa matriz no lo envió.
–¡YO QUIERO EL LÁSER!
–Ah carajo, ahora no solo no tienen ustedes el pendejo juguete, ¡sino que ahora tengo yo un lío con la criatura!

CASO #8 — En montón de negocios
–¿Paga en efectivo o con tarjeta?
–Tarjeta por favor.
–Con tarjeta se le carga el 5% adicional a su compra.
–¿Y por qué rayos?
–Esas son políticas de la empresa…
–Ah, ya entiendo, la política aquí es joder al que usa tarjeta.

CASO #9 — En Metro Tours (viajando de Santo Domingo a Santiago).
Esta gente subió (otra vez) el costo del pasaje. De $250 molongos ahora a $280 jáquimas. Llego y la fila es enorme; el autobús casi debe salir. La mayoría de los que estamos en fila vamos a Santiago.
–¿Por qué no avanza la fila?
–Es que no tenemos menudo para devolver.
–Anjá, ¿y entonces? ¡Yo tengo que irme en ese autobús!
–Lo sentimos, señor, pero no tenemos menudo.
–¿Se puede pagar con tarjeta de crédito?
–No, señor.
–¿De débito?
–No, caballero. Sólo en efectivo.
–¿Alguien les dijo que estamos en el Siglo XXI? No aceptan pagos con tarjeta y no tienen dinero para devolver en efectivo ¿Cómo es la vaina entonces?
–Lo sentimos, señor, pero no podemos hacer nada.
–¿Y qué pretenden ustedes entonces?
–Vamos a despachar solamente a los que tengan el dinero exacto.
–Perdóname… pero necesito que lo repitas para verificar que yo en verdad escuché eso…
–Sólo podemos despachar a los que paguen en efectivo con la cantidad exacta.
–Ah, ok… gracias… por un momento pensé que yo estaba loco… ahora veo que no, ¡que los locos son ustedes!

CASO #10 — En cualquier empresa, al mediodía
–¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! –“La extensión xyz no está disponible. Por favor deje un mensaje después de la señal”.
Marcas el 0 para que te salga la recepcionista.
–¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! ¡Riiiiiiiing! –“Usted ha llegado al casillero general. Este casillero está lleno y no admite más mensajes. Por favor, intente comunicarse más tarde”.

Hay tantas historias… estoy seguro de que muchos de ustedes pueden aportar más casos a esta lista… a ver, quiero leer sus experiencias: Usen los comentarios y díganme lo que les ha ocurrido en estas empresas…

Comenta, sin vergüenza