El aburrido ajedrez de Leonel

Y llegó el 16 de agosto. Y pasó, como pasa en todos los gobiernos morados, sin penas ni glorias. Una vez más, los dominicanos tendremos prácticamente un gobierno con las mismas caras. Cambian de puesto, pero por supuesto no cambian de actitud. Son los mismos dioses del púrpura Olimpo que nos mal gobierna (con contadísimas excepciones) por tercera vez.

Con Leonel nunca se puede aspirar a que el Presidente vaya a remenear la mata para que caigan las manzanas podridas que dañan su tren de gobierno. Probablemente esta es una muestra más del parecido del líder morado con su maestro caudillo Joaquín Balaguer. Con Balaguer, cada 27 de Febrero y cada 16 de Agosto traía esperanzas de cambio en los funcionarios, pero rara vez ocurría nada. Leonel, sin dudas, es un inepto en ejecutar con inteligencia una renovación de su gabinete. Como bien caricaturizaba Harold Priego, Leonel no remueve a los suyos. Sólo los cambia de lugar.

Yo, iluso empedernido, aspiraba a que el presidente Fernández iba a remover del tren de gobierno al menos a una persona: Alejandrina Germán. Esta señora es sin dudas la peor funcionaria que ha parido el gobierno saliente, y es una ejecutiva con grandes méritos, por haber hecho hasta lo imposible para generar malos precedentes que la hiciesen pensionada ipso facto.

Sin embargo, la altamente pedante y arrogante Alejandrina Germán ha pasado a dirigir la Secretaría de la Mujer. Algunos lo verán como un castigo, y dirán que la han enviado a una de las Secretarías que “no hacen nada”.

¡Qué pocos timbales tiene este presidentucho! No es capaz de remover, jubilar, expulsar, dar de baja, a una “desfuncionaria” que no funciona, sino que la envía a otra Secretaría a que continúe con sus desmanes. ¡Pobre de la mujer dominicana, ahora que la Secretaría que debería velar por ellas ha caído en estas manos tan incompetentes!

Y aún con todos los escándalos que ha protagonizado la “señora” en cuestión, profusamente documentados por Nuria, Alicia y otros medios, la cachaza de nuestro títer, digo, presidente es tal que habla de “lucha contra la corrupción”. ¡Qué bolas tiene este señor!

Nomejodan.com

Comenta, sin vergüenza