Wanted! Nominada al Tornillo del Año 2008

Mi pana El Tolete (vaya usted a saber el porqué de ese nick) vive bajando películas. Así que bajó Wanted, con Angelina Jolie. Me puse a verla con él y otro pana del trabajo… y luego de una de las primeras escenas tuve que ir al baño a vomitar.

¡Qué porquería! ¡Qué TORNILLO! ¡Qué basofia digital! Piense en el insulto más feo que se le ocurra, multiplíquelo por los millones que cuestan los diputados y yo pongo 20 pesos de ñapa para que más o menos logremos darle una clasificación a esta joya de Hollywood.

Si usted es suficientemente guapo, vaya a verla, pero lleve su funda plástica para cuando le vaya subiendo el agrio de la bilis escalando el esófago. Es más, ¡PROHIBO TERMINANTEMENTE A CUALQUIER AMIGO MÍO QUE VAYA A VER ESA VAINA! Atento a mí, carajo. ¡Tenemos que respetarnos! No vaya al cine a ver esa ñeca. No la compre en la calle pirateada (al pirata que piratee esa cosa deberían meterlo preso, además de por pirata, también –y sobre todo– por sucio). Tampoco se ponga de manganzón a bajarla de Internet, por Dios… ¿con lo CARO que está el Internet de Jodetel, y usted lo va a desperdiciar bajando eso? Mejor baje los vídeos de El Lápiz versus Vakeró, que hasta eso es mejor.

Me dijeron que James Bond renunció. Salió killado del cine luego de ver ese esperpento y dijo que con él no cuenten, que no es verdad que se va a poner de ridículo a hacer películas cuando Angelina Jolie puede montar a un pendejo haciendo un cerito 360 con el carro con la puerta abierta; ni tampoco hacer que su carro vuele un cerco policial, caer DE LADO en un autobús que iba pasando, hacer que el autobús se vaya de lado, y arrancar como si nada.

También tengo reportes de que Neo está dao ar pecao con Morpheus, porque nunca el moreno lo enseñó a saltar de un edificio cogiendo impulso, romper el cristal con la boca y los ojos abiertos, y atravesar una calle como del ancho de la Luperón, y matar en el aire a tres idiotas (inclusive a uno le dispara una bala que curvea como las que usaba Ping! Ping! Ping!, Ricochet Rabbit), para luego rematar al cuarto subiendo por las escaleras como si nada, bañaíto y afeitaíto.

¡Qué asco!

Comenta, sin vergüenza