Afeitada mañanera


La vieja Zona Colonial de Santo Domingo es riquísima en personajes tan diversos como inverosímiles. Mientras transitaba por la Arzobispo Portes en mi auto, alcancé a ver a este anciano, que iba afeitándose su canosa e incipiente barba tan plácidamente que parecía la cosa más natural del mundo. No tuve tiempo de hacer más que un disparo pues de inmediato el anciano entró a una casa cercana y no volvió a salir. Lamentablemente, no pude hacer un enfoque nítido del anciano, dada la prisa.

Comenta, sin vergüenza