¿Ser feliz es genético?

Leía esta mañana un estudio que sugiere que la felicidad puede estar condicionada por la genética. Como yo soy un creyente de la autodependencia, el tema me pareció ridículo al principio, pero al leer me ha parecido que algún apoyo científico podrían tener las hipótesis trazadas.

Por cosas del destino, en Inglaterra dos hermanas gemelas (un óvulo fecundado por dos espermatozoides, y divididos luego por la fisión celular) fueron separadas poco tiempo después de su nacimiento y se reencontraron muchos años después. Ambas habían vivido en hogares muy diferentes, y sin embargo, al reencontrarse ya siendo adultas, descubrieron que hasta se reían de manera similar.

Historias como esta abundan, y son lo que usan los científicos genetistas para afirmar que el estado anímico y ciertos rasgos generales de la personalidad, como actitudes y reacciones primarias, podrían estar condicionadas por los genes.

A mí me encantan estas historias de “vidas-espejo” entre los gemelos, pero me resisto a creer que cosas tan sociales como la actitud ante la vida estén “escritas” en la memoria ROM de todos nosotros. Soy más determinista, aunque de los que aún cree en un Dios que más que Padre veo como amigo, más que Juez veo como aliado. Creo, si se quiere, en que la vida no depende de fortuitos ni de casualidades, sino de construirla bloque a bloque, con la toma de decisiones diariamente, con el forjamiento del carácter y el asimilamiento de las consecuencias de nuestros actos.

Pero no deja de ser interesante la hipótesis…

1 Comment ¿Ser feliz es genético?

Comenta, sin vergüenza