1140 kilómetros después…

Haciendo cálculos benévolos, llegué a la conclusión de que mi gira nacional se extendió por alrededor de 1140 kilómetros, distribuyendo recorridos entre Santo Domingo, Baní, San Cristóbal, Santiago, San Francisco de Macorís y La Vega. Y eso no incluye una “post-data” que me va a tocar, yendo a La Romana y San Pedro durante el próximo fin de semana a completar algunos casos que quedaron pendientes al grupo que viajó a esas ciudades.

Ha sido mucha la rueda que he dado y muchas las experiencias vividas. Algunos ejemplos:

1. Santo Domingo no es la ciudad más inhóspita del país para fines de encuestas, sino San Francisco de Macorís. El domingo pasado tuve que hacer malabares para conseguir cumplir cuotas. Aunque me dice mi socio (y le puedo creer) que La Romana es aún más árida de gente que esté dispuesta a colaborar con estos temas.

2. San Cristóbal es una ciudad insoportable por la cantidad asquerosa de motoristas que hay. Literalmente son decenas, cientos y quizás miles de acróbatas en dos ruedas que andan zigzagueando entre vehículos por todas partes. Durante mi estadía en Sancri tuve el “placer” de presenciar tres choques entre motoristas. Lo que más me asombró de esos choques es que los involucrados se levantan del suelo, se miran a ver si se les guayó el pantalón que ya no le cabe un guayón más, se dicen un par de coños y mama-aquello y simplemente se van. De hecho, en el choque más fuerte de los que tuve el placer de presenciar, los chocantes no se dijeron nada en absoluto, sino que como una coreografía muy estudiada, se pusieron de pie al mismo tiempo, se sacudieron los raídos pantalones y siguieron su camino como si tal cosa. Yo estaba casi seguro de que no saldría ileso de esa ciudad sin que me chocaran el automóvil, pero a Dios gracias, no pasó nada conmigo. 🙂

3. Los mejores frío-fríos los hacen en Baní. Una pena que olvidé tomarle una foto al friero que me vendió uno de rojo (porque en nuestro país el rojo es un sabor) que sabía a gloria. Y me encantan los carritos de frío-frío de allá, que los hacen con ruedas de automóvil. Son un verdadero motivo fotográfico que pretendo capturar luego.

4. La ciudad de La Vega tiene el mayor índice de gente vaga por metro cuadrado, a juzgar por la cantidad inconmensurable de personas (hombres, sobre todo) que se pasan horas muertas en el parque de la Catedral. ¡Cuánta vagancia!

5. Otro dato que comprobé: Las mujeres en La Vega aparentemente son unas mantenidas. Fue casi imposible conseguir personas que calificaran para el estudio que estaba realizando, porque se requería que tuvieran relaciones financieras con instituciones bancarias. ¡Caray, qué brega da eso en La Vega!

6. El Multicentro Sirena de San Francisco de Macorís está genial. Me gustó mucho lo limpio y organizado que es. Realmente la ciudad del Jaya tiene uno de los centros más cómodos y agradables del país.

7. El reaguetón es la mejor manera de quitarse la cuaja. Mi equipo de encuestadores estaba todas las mañanas en low battery, pero con la ingesta auditiva de algunas obras maestras de Don Omar, Daddy Yankee y algunos otros benefactores de la música, se ponían en pilas de inmediato.

8. Hablando de reaguetón… qué mardita risa con ese que dice

¿Qué pensarán de nosotros en Japón-pón?
Debe ser bueno lo que piensan en Japón-pón…
Ricky la pegó con el Chiki-bom-bom
Y hasta en Hong Kong se escucha reaguettón-tón

–Etúpido, Hong Kong e en China
–No impolta, pero pegó la foquin gasolina
pegó la foquin gasolina más que en Carolina
Y se la empujamos monga sin vaselina
Y se la empujamos monga sin margarina
Y se la empujamos monga bien monga

La verdad es que me reí un mundo con esa vaina… La verdad es que esos carajos no saben qué inventar ya…

Bueno, ya estoy de vuelta en casa, y regresaré a mis faenas habituales. Home, Sweet Home!

6 Comments 1140 kilómetros después…

  1. Anonymous

    Darío y si tú estuvistes en San Fco de Macorís, porque no llamaste a Mercy :)-

    Me alegro de tú experiencia

    Sandra

    Reply
  2. El Pequeño

    Viejo, si tu crees que en SanCri hay motoristas, no vayas a Bonao!!!

    Ahi hay tantos motores, que te van franqueando el camino entero!!!

    Reply
  3. Anonymous

    Es que no te ha tocado un trabajo fácil, además de lo intensivo y el largo recorrido. Pero qué bueno que ya estás aquí…..bienvenido a casa!!!

    SARAH

    Reply
  4. Katoh

    Hermano:

    Diga, que los santiagueros somos hospitalarios… Y que bebemos y comemos como condenaos a muerte

    Eso digo yo…

    Reply

Comenta, sin vergüenza